Cubriendo el coronavirus: un curso en línea para periodistas - First Draft
First Draft uses cookies to distinguish you from other users of our website. They allow us to recognise users over multiple visits, and to collect basic data about your use of the website. Cookies help us provide you with a good experience when you browse our website and also allows us to improve our site. Check our cookie policy to read more. Cookie Policy.

Cubriendo el coronavirus: un curso en línea para periodistas

*Este curso fue  publicado por primera vez en marzo del 2020. Sin embargo, las lecciones siguen siendo relevantes el día de hoy.

Paralelamente a la rápida propagación del coronavirus, también hay en marcha una “infodemia”. La información engañosa o incorrecta acerca de la enfermedad, de cómo se propaga y de cómo podemos protegernos frente a ella se propaga aún más rápido que el propio virus.

Tanto si la gente lanza curas falsas, teorías conspirativas para socavar a los gobiernosposibles engaños o divertidos memes, la misinformación reduce la confianza y aumenta el pánico en nuestra sociedad. Este complejo entorno digital plantea desafíos para los creadores de contenido, tecnólogos, legisladores, investigadores, profesores y periodistas. Pero podemos trabajar juntos para superarlos.

Este curso ha sido diseñado para que puedas hacer frente al desafío que presenta la misinformación enseñándote:

  • Cómo entender el desorden de la información y cómo o por qué se propaga la información falsa
  • Cómo monitorear la información relacionada con el coronavirus en las redes sociales
  • Las principales herramientas y técnicas para verificar el contenido en línea
  • Las mejores prácticas para frenar la propagación de la misinformación
  • Cómo cuidar tu salud mental a la hora de cubrir una pandemia sanitaria

Introducción

Sabemos que, si eres periodista, ahora mismo estás hasta el cuello. Probablemente tengas problemas para encontrar un rato para comer. Hemos diseñado este curso para que sea “digerible”.

Hemos creado los vídeos lo más cortos posible. Un par de vídeos tienen una duración de unos 10 minutos, pero la mayoría son de unos 2-3 minutos. También hemos repetido la información clave en el texto de más abajo, de forma que la puedas ver de un vistazo si no tienes tiempo para verlo todo.

El curso se ha diseñado en torno a cuatro temas, y cada uno de los módulos está etiquetado con el nombre de uno de ellos.

1) INFORMACIÓN GENERAL: Estos módulos se centran en las definiciones y en los marcos de trabajo. Esta sección incluye mucha información, pero cuenta con menos consejos y trucos. Se trata de ayudarte a comprender el desorden informativo y como aplicarlo al coronavirus.

2) MONITOREO: Esta sección se ha diseñado para ayudarte a meterte de lleno, tanto si buscas técnicas para mantenerte al tanto de toda la información de calidad sobre el virus, como si pretendes rastrear conspiraciones o engaños, o si buscas a personas que hablan en línea de sus experiencias personales con el virus. Puedes seleccionar y elegir los módulos por plataforma. Puede ser que necesites ayuda buscando en TikTok o Instagram, o quizás necesites que te refresquen la memoria sobre cómo crear una lista de Twitter. Hemos separado todo para que te sea más fácil navegar.

3) VERIFICACIÓN: Esta sección se ha diseñado para ayudarte a pulir tus habilidades de verificación de imágenes y vídeos o para investigar la huella digital de alguien. Échale un vistazo a nuestro caso de estudio que te muestra paso a paso cómo hemos verificado un vídeo que encontramos en las redes sociales.

4) ELABORACIÓN DE REPORTAJES: Esta sección se ha diseñado para ayudarte a redactar encabezaods, a elegir imágenes y dar contexto a tus reportajes de forma que se frene la propagación de misinformación. ¿Cómo puedes llenar el “vacío de información” y ayudar a explicar las preguntas planteadas por tu audiencia? Termina con un recordatorio para que cuides de ti mismo y de tus fuentes conforme escribes tu reportaje.

También hay un glosario y una lista de lecturas que puedes consultar en cualquier momento durante el curso.

Hemos diseñado el curso para que puedas escoger tu propio proceso de aprendizaje. Esperamos que esta guía te resulte de valor para generar una cobertura creíble durante la crisis del coronavirus.

Sigue visitando firstdraftnews.org para conocer las últimas novedades e información. En especial, nuestra sección  Recursos para reporteros, que se actualiza periódicamente con nuevas herramientas, guías, consejos, preguntas frecuentes, seminarios web y otros materiales para ayudar a formarte juicios informados y puedas generar una cobertura creíble.

El panorama

Por qué importa la misinformación

Como especie, estamos programados para el chisme. Los psicólogos han demostrado que el cotilleo de los humanos es similar a las conductas que los gorilas muestran en grupo, pero mientras ellos se quitan las pulgas los unos a los otros, nosotros conectamos compartiendo información. Los rumores, las teorías conspirativas y la información fabricada no son nada nuevo. Pero antes de la era de los canales digitales personalizados, los rumores no podían viajar tan lejos ni tan rápido.  En la actualidad, la información engañosa y las farsas deliberadas pueden cruzar las fronteras internacionales en segundos. En un momento crítico como este, esto puede convertirse en un problema muy grave.

¿Qué incita a la gente a compartir? 

El miedo y el amor son motivadores poderosos. A la hora de hacer frente a una pandemia mundial, la gente comparte información porque tiene miedo o porque quiere proteger a sus seres queridos, ser útil o advertir a los demás de algo. Los neurocientíficos han demostrado que es más probable que recordemos la información que apela a nuestras emociones. 

“Fake news” – (noticias falsas) 

“Fake news” (noticias falsas) se ha convertido en un término de uso generalizado y en un cajón de sastre. El problema es que no describe todo el espectro de la información que encontramos en línea. La información no es binaria. No se trata de una elección entre falsa o no falsa. El término también puede emplearse como arma por parte de los políticos para despreciar a los medios de comunicación con los que no están de acuerdo.

Hugo Mercier y Dan Sperber explican en su libro The Enigma of Reason (El enigma de la razón) (2018), que decidimos lo que es “verdadero” en función de nuestra actividad social y para respaldar nuestra identidad y creencias, en lugar de mediante la deducción individual. Decir que algo es “fake news” (noticia falsa) hace que las personas elijan en base a la identidad, en lugar de a los hechos: si me crees eres de los míos, si no, eres mi enemigo. En un momento en el que la información que compartimos puede ser literalmente una cuestión de vida o muerte, el papel de los periodistas y comunicadores es más importante que nunca. 

La manipulación del contexto para atacar con información 

Cada vez vemos más ejemplos donde la información se saca de su contexto original, y se manipula el contexto con el que se comparte con la intención de usar esa información como arma.  Osea el contenido es real pero el contexto se deforma y se redefine. Cualquier cosa basada en una pizca de verdad tiene un éxito mucho mayor a la hora de persuadir y de atraer a la gente.

En parte, se trata de una respuesta a que los operadores de búsqueda y las redes sociales están respondiendo cada  vez más duras a distintos intentos de desinformar. Conforme se han vuelto más duros con el cierre de cuentas y más agresivos con respecto a los contenidos engañosos (por ejemplo, el proyecto Third-Party Fact-Checking de Facebook), los productores de desinformación han aprendido que, el uso de contenidos reales replanteados de forma nueva y engañosa hace que sea más difícil su identificación para los sistemas de moderación de contenido basados en la inteligencia artificial.  En algunos casos, dicho material se considera no apto para la verificación de datos. 

En resumen, ahora más que nunca debemos ser conscientes de cómo y por qué se propaga la misinformación, para poder trabajar juntos para asegurarnos de que el intercambio de información siga siendo una fuerza al servicio del bien. 

Un marco teórico para comprender el desorden informativo

Para entender el desorden informativo necesitamos comprender los diferentes tipos de contenidos que se crean y se comparten, las motivaciones de las personas que los crean y cómo se propagan. 

Es importante que usemos un lenguaje común para hablar de esto.  Aconsejamos el uso de los términos más adecuados para cada tipo de contenido, ya sea propaganda, mentiras, conspiraciones, rumores, farsas, contenido hiperpartidista, falsedades o medios manipulados. También preferimos usar los términos más amplios “misinformación”, “desinformación” y “malinformación” (ver a continuación). De forma conjunta, los llamamos “desorden informativo” (basado en un informe escrito por Claire Wardle y Hossein Derakshan en 2017).

Desinformación

Cuando se crea información falsa o engañosa a propósito para ganar dinero, tener influencia política o causar problemas o daños de forma maliciosa.

Misinformación

Cuando se comparte desinformación sin darse cuenta de que es falsa o engañosa, a menudo porque se quiere ayudar.

Malinformación

Cuando se comparte información real con la intención de causar daños. Esta información puede ser datos personales, porno vengativo o correos electrónicos filtrados para dañar la reputación de alguien.

También resulta útil tener una visión común de cómo se propaga este contenido. Puede ser:

  • Compartido involuntariamente por las personas en redes sociales, retuiteando sin hacer comprobaciones. 
  • Amplificado por periodistas que están sometidos a más presión que nunca para encontrar sentido y comunicar la información que emerge en la red social en tiempo real. 
  • Impulsado por grupos poco conectados que intentan influir en la opinión pública de forma deliberada. 
  • Diseminado como parte de una sofisticada campaña de desinformación mediante redes de bots y fábricas de trolls.

Esta visión común del desorden informativo será vital a medida que trabajemos juntos para hacerle frente. 

Los siete tipos de desorden informativo más comunes

Dentro de los tres tipos generales de desorden informativo (misinformación, desinformación y malinformación), también nos referimos a siete categorías principales: 

  1. Sátira
  2. Conexión falsa 
  3. Contenido engañoso 
  4. Contenido impostor
  5. Contexto falso 
  6. Contenido manipulado 
  7. Contenido fabricado 

Estas nos ayudan a comprender la complejidad de este ecosistema y los matices que existen entre lo verdadero y lo falso. Conviven en el mismo espectro, y a un mismo tipo de contenido se pueden aplicar varias categorías. 

1. Sátira

La sátira es una señal clara de una democracia sana. Es una poderosa expresión artística para decir verdades al poder, y puede resultar más efectiva que el periodismo tradicional a la hora de hacerlo. Un buen escritor satírico exagera y saca a la luz una verdad incómoda y la lleva, a menudo, hasta extremos ridículos. Lo hace de forma que al público no le queda duda alguna de si es verdad o no. El público reconoce la verdad, reconoce la exageración y, por lo tanto, reconoce la broma.

El problema en esta era de desorden informativo es que la sátira se puede utilizar estratégicamente para saltarse los verificadores de datos y distribuir rumores y conspiraciones. Si te cuestionan por difundir rumores, siempre puedes decir que no iba en serio. “Solo era una broma” puede convertirse en una excusa para propagar información engañosa. 

La sátira puede ser una herramienta poderosa, porque cuanto más se comparte en línea, más se puede perder el contexto original. En las redes sociales se pierden los atajos heurísticos (los atajos mentales que utilizamos para darle sentido al mundo). En un periódico, sabes qué sección estás leyendo. Sabes si estás leyendo la sección de opinión o la tira cómica. Pero eso no sucede en internet. 

Por ejemplo, quizás conozcas The Onion, un sitio web satírico muy popular en los Estados Unidos. Pero ¿cuántos más conoces? La página de Wikipedia para sitios de noticias satíricas no incluye El Deforma, la versión mexicana de The Onion o Revista Barcelona, una revista satírica política argentina. Y, a menudo, cuando se propaga el contenido, este pierde su conexión con el mensajero original muy rápidamente a medida que se convierte en capturas de pantalla o memes. 

2. Conexión falsa

Como parte del debate sobre el desorden informativo, es necesario que los creadores de contenido, periodistas y blogueros sean conscientes del papel que desempeñan en la creación de contenidos potencialmente problemáticos. 

Hablemos del término ciberanzuelo. El ciberanzuelo es algo, normalmente un titular o una foto, que ha sido diseñado para hacer que los lectores quieran hacer clic en un hipervínculo, especialmente cuando el enlace dirige a contenido de valor o interés dudoso. Esta “falsa conexión” es una forma de desorden informativo. Utilizar un lenguaje sensacionalista para generar clics a enlaces que decepcionan al lector cuando llega al sitio es una forma de contaminación. 

A menudo, la fuerza de un titular puede suponer la diferencia entre un puñado de suscriptores que leen un artículo y una audiencia mucho más amplia. Los artículos y los reportajes tienen que competir con GIF de gatos y Netflix para atraer la atención del lector. 

FUENTE: thesciencepost.com

Por ejemplo, el sitio web de noticias satíricas The Science Post publicó un artículo titulado Estudio: el 70 % de los usuarios de Facebook solo leyeron el titular de los reportajes de ciencia antes de compartirlos en 2018. El cuerpo del artículo no contenía ningún texto real, tan solo párrafos de “lorem ipsum” como marcador. Pero eso no se veía hasta que no se hacía clic para leerlo. El artículo fue compartido más de 125,000 veces y demostró el propósito del titular. La mayoría de las personas comparten cosas sin hacer clic antes de leerlas. 

Después de eso, investigadores de la Universidad de Columbia y del Instituto Nacional Francés (Inria) descubrieron que es más probable que leamos las cosas seleccionadas por las personas a las que seguimos. Según el estudio, lo que nuestros amigos y familiares publican o comparten en redes sociales se denomina “referencias de lectores”, y genera el 61 % de los clics en reportajes en Twitter. La investigación también descubrió que el 59 % de todos los enlaces compartidos no fueron abiertos primero, lo que significa que las personas los compartieron sin leer más allá del titular. 

Según uno de los coautores del estudio, Arnaud Legout, del Inria, “tenemos más ganas de compartir un artículo que de leerlo”. La necesidad de tráfico y de clics significa que es muy poco probable que desaparezcan estas técnicas de ciberanzuelo; pero el uso de un lenguaje polarizador y emotivo para generar tráfico puede causar problemas más serios. Aunque es posible utilizar estas técnicas para generar tráfico a corto plazo, no cabe duda de que tendrán un efecto a largo plazo en lo que la gente está dispuesta a creer en internet.

3. Contenido engañoso

No resulta sencillo definir lo que se considera “engañoso”. Se trata del contexto y los matices: ¿cuánto se puede omitir de una cita? ¿Se han sesgado los datos? ¿La forma en la que se ha recortado la foto cambia drásticamente el significado de la imagen?

Algunas técnicas habituales son: redefinir las historias en los titulares, utilizar fragmentos de citas para expresar apoyo hacia un asunto más general, citar estadísticas de forma que se alineen con una posición o decidir no cubrir algo porque debilita un argumento.

La complejidad es el motivo por el que estamos tan lejos de que la inteligencia artificial detecte este tipo de contenidos. Los ordenadores entienden verdadero y falso, pero “engañoso” es una zona problemática. El ordenador debe comprender el contenido original (la cita, la estadística o la imagen), reconocer el fragmento y, a continuación, descifrar si este altera significativamente el significado del original.

Según el reporte  “Periodismo, medios y tecnología: tendencias y predicciones para 2020” del Reuters Institute, el 85 % de la población piensa que los medios deberían hacer más para combatir las mentiras y medias verdades. Claramente, existe una diferencia entre el contenido sensacionalista hiperpartidista y unos subtítulos ligeramente engañosos que redefinen un tema. Pero, como la confianza en los medios ha caído en picado, el contenido engañoso que antes se podía ver como inofensivo debe contemplarse ahora de forma diferente. 

4. Contenido Impostor

Nuestros cerebros siempre están utilizando la heurística (atajos mentales) para ayudarnos a comprender la información. Ver una marca o logotipo que ya conocemos es un heurístico muy fuerte. Confiamos en lo que conocemos y le damos credibilidad. El contenido impostor es el contenido falso o engañoso que pretende ser figuras, marcas, organizaciones e, incluso, periodistas consagrados. 

La cantidad de información que recibe la gente a diario, tan solo en sus teléfonos, implica que los heurísticos pueden tener una repercusión mucho mayor. La confianza que depositamos en ciertas celebridades, marcas, organizaciones y medios de comunicación puede ser manipulada para hacernos compartir información que no es verdadera. 

5. Contexto falso

Esta categoría se utiliza para describir aquel contenido que es real, pero que se ha redefinido de manera peligrosa. Es uno de los tipos más comunes de misinformación que encontramos, y es muy fácil de elaborar. Todo lo que hace falta es encontrar una imagen, vídeo o un reportaje antiguo y volver a compartirlo para ajustarlo a una nueva narrativa. 

El mercado de ‘Wuhan’ 

Uno de los primeros vídeos virales tras el brote de coronavirus en enero de 2020 mostraba un mercado en el que se vendían murciélagos, ratas, serpientes y otros productos cárnicos. Se compartieron en internet diferentes versiones del vídeo, que afirmaba ser de la ciudad china de Wuhan, donde se originó el nuevo virus. El vídeo fue subido originalmente en julio de 2019 y fue tomado en el mercado de Langowan, en Indonesia. Sin embargo, el vídeo fue compartido ampliamente en línea porque reproducía el sentimiento y los prejuicios de la gente contra China. 

6. Contenido manipulado

El contenido manipulado es la alteración de algo verídico. En este caso, el contenido no es totalmente inventado o fabricado, sino manipulado para cambiar la narrativa. Se realiza con mayor frecuencia en fotografías e imágenes. Este tipo de manipulación se basa en el hecho de que la mayoría de nosotros vemos las imágenes mientras deslizamos rápidamente el contenido en las pantallas pequeñas de los teléfonos. Así que el contenido no tiene que ser ni sofisticado ni perfecto. Todo lo que tiene que hacer es adaptarse a una narrativa y ser lo suficientemente bueno para “parecer real” en los 2 o 3 segundos que tarda la gente en elegir si compartirlo o no. 

La visita sino-sudanesa

El 3 de febrero de 2020, el ministro sudanés de Asuntos Exteriores y el embajador chino en Sudán se reunieron para hablar del brote actual de coronavirus. 

En las dos semanas siguientes, las fotografías de dicha reunión fueron modificadas con Photoshop para mostrar al ministro sudanés llevando una mascarilla. Las imágenes fueron compartidas ampliamente en las redes sociales, con comentarios como “los africanos no quieren correr riesgos con los chinos”. 

7. Contenido fabricado

El contenido fabricado es algo que es 100 % falso. Este es el extremo del espectro y el único contenido que realmente podemos llamar “fake”. Los vídeos preparados, los sitios web inventados y los documentos totalmente fabricados caerían todos dentro de esta categoría. 

Algunos de ellos es lo que denominamos “medios sintéticos” o “ultrafalsos”. Medios sintéticos es un término general para el contenido multimedia fabricado producidos con inteligencia artificial. Al sintetizar o combinar diferentes elementos de vídeos o audios existentes, la inteligencia artificial puede crear de manera relativamente fácil “nuevo” contenido en el que las personas parecen decir o hacer cosas que nunca han sucedido. 

En este vídeo de 2018, el cómico Jordan Peele utiliza tecnología de IA para que pareciese que Barack Obama estaba hablando a la cámara. Esta tecnología no es nueva y se ha usado en el cine para dar vida a personajes, desde Gollum en la trilogía de El señor de los anillos a  una joven princesa Leia en la película de La Guerra de las Galaxias: Rogue One. En la actualidad, esta tecnología se utiliza más ampliamente para crear pornografía usando la cara de alguien sin su consentimiento, incluso creando avatares de cuerpo completo para permitir el control de cada aspecto del cuerpo humano. 

Por el momento, los medios sintéticos se encuentran todavía en sus inicios. Todavía se pueden distinguir las caras sintéticas debido a pequeños errores o desajustes, por ejemplo. Sin embargo, es probable que veamos un uso más extendido en campañas de desinformación, a medida que las técnicas se perfeccionen. Sin embargo, ya se está trabajando para contrarrestar la amenaza, ya que los científicos están desarrollando soluciones que nos ayuden a detectar estos tipos de “ultrafalsos”, por ejemplo, fijándose en la frecuencia con la que parpadean las personas del vídeo. 

Los cuatro temas principales de la misinformación sobre el coronavirus

Alrededor del coronavirus están surgiendo cuatro categorías distintas de misinformación. Se están propagando mediante las redes sociales y aplicaciones de mensajería con un patrón similar al del propio virus, alcanzando a cada país conforme la crisis crece. 

Los cuatro tipos principales de misinformación son: 

  1. Conspiraciones acerca del origen del virus
  2. Misinformación acerca de cómo se propaga el virus
  3. Información falsa y engañosa acerca de los síntomas y el tratamiento 
  4. Rumores sobre cómo están respondiendo las autoridades y la gente 

Origen

La misinformación prospera allí donde existe una ausencia de hechos verificados. Intentar darle sentido a nueva información en base a lo que ya sabemos forma parte de la naturaleza humana. Así que, cuando las autoridades chinas informaron de una nueva cepa de coronavirus a la OMS en diciembre, los usuarios de las redes sociales inundaron el vacío de información con sus propias teorías acerca del origen.

Hay gente que cree teorías conspirativas de que el virus fue creado en una laboratorio por el fundador de Microsoft, Bill Gates, como parte de una agenda internacional para reducir la población mundial. O por el gobierno chino como arma contra los Estados Unidos. O por los Estados Unidos como arma contra China.

Una de las falsedades más dañinas provino de un vídeo de un mercado en Indonesia, publicado en junio de 2019. El vídeo es impactante, ya que muestra diversos animales salvajes, incluidos los murciélagos, ratas y gatos, cocinados y listos para comer.

Decenas de youtubers cogieron el vídeo, recortaron los primeros segundos que muestran el nombre a la ubicación real (Langowan, en la isla indonesia de Sulawesi) y añadieron “MERCADO DE WUHAN”. 

Al igual que muchos rumores, este estaba basado en una pizca de verdad. El mercado de mariscos en Wuhan, repleto de una amplia variedad de animales, fue cerrado el 1 de enero y el gobierno chino prohibió la venta y consumo de animales salvajes a finales de febrero, como respuesta directa al coronavirus.

Cómo se propaga

FUENTE: World Health Organisation

Numerosas afirmaciones falsas tienen su origen en una confusión y miedo muy reales. La moneda de cambio de las redes sociales es la emoción y, en la crisis del coronavirus, muchos usuarios están comerciando con lo que creen que son consejos útiles a cambio de “me gusta” y cuotas de audiencia.

Esto es especialmente cierto en lo que respecta a las características del virus que lo hacen contagioso. El sitio web de la OMS está repleto de información que contrarresta las afirmaciones falsas, entre ellas que tanto el agua caliente como la fría mata el virus (no lo hace), que los mosquitos pueden transmitir la enfermedad (no pueden) y que una lámpara ultravioleta esterilizará tu piel (no lo hará, pero puede quemártela).

En un ejemplo, existen afirmaciones de que el “paciente cero” en Italia fue un migrante trabajador que se negó a autoaislarse tras dar positivo en el test. De nuevo, alberga una pizca de verdad. Un repartidor fue multado por hacer exactamente por no autoaislarse, pero no existen pruebas de que introdujera el virus en el país. También están circulando muchos rumores maliciosos acerca de cómo la gente está propagando el virus.

En otra parte, el proyecto WorldPop de la Universidad de Southampton publicó un estudio en febrero en el que hacían una estimación de cuántas personas habían abandonado Wuhan antes de que la región se pusiera en cuarentena. A la hora de tuitear un enlace al estudio, eligieron una imagen que mostraba un mapa con las rutas de tráfico aéreo y los viajes mundiales de todo el año 2011. Este “mapa terrorífico” fue publicado por varios medios de comunicación australianos y británicos sin verificarlo. Aunque el proyecto WorldPop borró el tuit erróneo, el daño estaba ya hecho.

Síntomas y tratamiento

Los malos consejos acerca de tratamientos y curas son, con creces, la forma de misinformación más común y pueden tener consecuencias graves. Puede evitar que la gente obtenga la atención que necesita y, en el peor de los casos, puede costar vidas. Según medios iraníes, en Irán, donde el alcohol es ilegal y se han infectado miles de personas, 44 personas murieron y cientos fueron hospitalizadas tras haber ingerido alcohol de fabricación casera para protegerse contra la enfermedad.

También hemos visto pura especulación sobre los síntomas, conforme los usuarios de redes sociales buscan tranquilizarse a sí mismos. A principios de marzo se hizo viral en todo el mundo una lista de comprobaciones y de síntomas. En función de dónde la obtuvieras, la lista se atribuía a expertos de Taiwán, doctores japoneses, Unicef, el CDD, la junta directiva del hospital de Stanford o el compañero del remitente, que tiene una máster y trabajó en Shenzen. El mensaje sugería que las bebidas calientes y el calor matan al virus y que contener la respiración durante 10 segundos cada mañana podía utilizarse para comprobar si lo tenías. Ninguna de estas afirmación fue demostrada.

En el que quizás sea el ejemplo más famoso hasta la fecha, el presidente Trump afirmó en una conferencia de prensa que la hidroxicloroquina, utilizada en el tratamiento de la malaria, podía tratar la COVID-19. Al mismo tiempo que se están realizando ensayos controlados aleatorizados para comprobar la eficacia del medicamento, la gente está confundida sobre si debería intentar conseguirlo y se han recibido noticias de escasez del medicamento debido a que la gente intenta hacer acopio. Desafortunadamente, otros también confundieron el nombre del fármaco con otras sustancias y dos días después de la conferencia de prensa, una pareja de sexagenarios fue hospitalizada tras haber tomado fosfato de cloroquina, según Banner Health. El marido murió en el hospital y la esposa le contó a la NBC que habían visto la conferencia de prensa.

Los rumores oscilan de los muy graves, como el referido anteriormente, a las supersticiones inofensivas sobre alimentos y remedios caseros que se consideran potencialmente útiles. Al final, aunque resulte frívolo, las personas necesitan darse cuenta de la importancia de no compartir cualquier información, a menos que proceda de una fuente primaria y, en casi todos los casos, dicha fuente debe ser un experto médico.

Cómo están respondiendo las autoridades y la gente

Tanto la pandemia como la infodemia son mundiales. Las audiencias conectadas en las redes sociales comparten contenido que cruza fronteras, en un esfuerzo de avisarse mutuamente de lo que está por venir. 

Las fotos de estantes vacíos tras el acaparamiento de papel higiénico ya circulaban a principios de año cuando la gente reaccionó al coronavirus en China y Hong Kong. Un viejo vídeo de las rebajas de un supermercado en 2011 fue compartido de nuevo y atribuido al acaparamiento en varias ciudades del Reino Unido, España y Bélgica. Imágenes de 2018 de estantes vacíos en los supermercados de EE. UU. también se suponía que mostraban acaparamiento en Sri Lanka, mientras que una filmación antigua de México mostraba saqueos en Turquía Ejemplos como estos propagan el pánico de un país a otro. 

Los rumores sobre cómo los diferentes gobiernos están reaccionando a la pandemia y, por lo tanto, de lo que podría pasar, también viajan a todas partes. Las normas cambian de un país a otro, incluso de un estado a otro. 

Con las nuevas medidas del gobierno llega un brote de imágenes tergiversadas que afirman que la policía aplica mano dura con aquellos que salen de casa o que el ejército recorre las calles para aplicar la ley marcial. 

Tampoco ayuda que, en ocasiones, las instrucciones dadas por los gobiernos sean poco claras y que las personas tengan preguntas sin responder, como si pueden visitar a familiares o si necesitan un permiso para salir a pasear al perro.

Recientemente han circulado por Reino Unido capturas de pantalla falsas que afirman que el gobierno está vigilando a las personas con los datos de ubicación de sus teléfonos. Estos rumores falsos afirman que si sales más de una vez al día, recibirás un mensaje de texto con una multa. De nuevo, esto tiene origen en una pizca de verdad: el gobierno británico sí envió un mensaje a cada persona del Reino Unido en el que decía que no se debe abandonar la casa salvo para desplazamientos imprescindibles. 

A medida que la misinformación viaja por el mundo, seguimos viendo el origen del virus, cómo se propaga, los síntomas y tratamientos y la respuesta de los gobiernos como las cuatro categorías principales de misinformación. 

Diez características de la misinformación sobre el coronavirus

 

Monitoreo

Cómo pensar sobre las palabras clave

Las búsquedas inteligentes rastrean las conversaciones de las redes sociales buscando fragmentos de información concretos basados en palabras clave. A la hora de buscar contenido de interés periodístico en línea, tienes que saber exactamente qué estás buscando y disponer de las habilidades para encontrarlo. Resulta fundamental usar las palabras clave adecuadas para buscar en los lugares correctos. A la hora de pensar en palabras clave:

  • Piensa en cómo habla la gente (incluye palabrotas o maldiciones, faltas de ortografía, jerga, etc.).
  • Conecta las palabras clave mediante consultas de búsqueda booleana.
  • Incluye términos en primera persona (yo, yo soy, mi, mío) para encontrar contenido de testigos.
  • Piensa en las plataformas como fuentes. Se producen diferentes conversaciones en diferentes comunidades. 
  • Recuerda que las palabras clave evolucionan

Cómo hacer una búsqueda booleana básica

Aquí es donde las búsquedas booleanas ayudan. Estas series de palabras te permiten atajar en las conversaciones habituales de las redes sociales mejorando las búsquedas por defecto y logrando búsquedas múltiples específicas para encontrar fragmentos de información más precisos.

En esta guía rápida, repasamos los elementos básicos que necesitas para buscar en las redes sociales y lograr una recopilación de noticias efectiva.

Las búsquedas booleanas te ayudan a especificar exactamente lo que estás buscando o lo que no estás buscando. Por ejemplo, imaginemos que estás buscando publicaciones durante un evento de última hora, como el incendio de Notre Dame. Quieres buscar Notre Dame, pero no quieres publicaciones relacionadas con la película de Disney.

Una búsqueda booleana te permitirá incluir publicaciones que mencionen “Notre Dame” pero que excluyan las que se refieran a la película de Disney para refinar los resultados de la búsqueda y encontrar la información que deseas.

Esto es posible gracias a los “operadores”, los cuales te permiten combinar varias palabras clave. Existen tres operadores para las búsquedas básicas: AND, OR y NOT ( también puedes usar el símbolo de menos – ).

AND

AND te permite limitar tu búsqueda para recuperar solo los resultados que combinen dos o más términos. Por ejemplo, quizás quieras buscar “Notre Dame” AND incendio.

OR

OR te permite ampliar tu búsqueda para encontrar resultados que conecten dos o más términos similares. Esto puede ser útil para errores ortográficos y tipográficos.
En el caso de Notre Dame, podrías buscar “Notre Dame” OR “Notre Dam”. Esto recuperará todos los resultados que contengan cualquiera de las dos frases.

Puntos clave:

  • Los operadores (AND, OR) deben escribirse en mayúsculas o no funcionarán
  • Si estás buscando frases (términos compuestos de varias palabras) tienes que ponerlas entre comillas (p. ej., “vacuna del coronavirus”)
  • No podrás encontrar aquella información que el usuario haya marcado como privada

Cómo añadir complejidad a tu búsqueda

Agrupar secciones es muy útil para las búsquedas largas y complicadas. Esto reducirá el riesgo de que la búsqueda salga mal y es más fácil de gestionar. Este enfoque, también conocido como anidamiento, también te permite buscar distintas variantes de tus términos de búsqueda al mismo tiempo. Para agrupar las partes de una búsqueda se utilizan los corchetes y paréntesis.

Por ejemplo, si estás buscando varias etiquetas y errores ortográficos relacionados con el coronavirus, escribirías:

(Coronavirus OR caronavirus OR brotecoronavirus OR coronoavirus)

La base de datos o el motor de búsqueda priorizará las partes de tu búsqueda que estén dentro de los paréntesis para mostrar un conjunto de resultados más amplio.

Consultas de búsqueda booleana de ejemplo para el seguimiento del coronavirus

Estos son algunos ejemplos de las búsquedas booleanas que el equipo de First Draft está utilizando para el seguimiento de los problemas relacionados con el coronavirus. Te recomendamos que añadas algunas palabras clave adicionales específicas de tu zona o de tu audiencia.

Términos generales de la COVID

Nota: Queremos destacar que la inclusión por nuestra parte de algunos términos de búsqueda se debe a su prevalencia en las plataformas sociales. De ningún modo apoyamos el uso de la terminología racista.

Coronavirus OR COVID-19 OR covid OR Sars-Cov-2 OR “corona virus” OR “gripe china” OR “gripe de wuhan” OR wuhanvirus OR “virus de china” OR “chinavirus OR caronavirus” OR coronovirus

Elecciones y COVID

(Coronavirus OR COVID-19 OR covid OR Sars-Cov-2 OR “corona virus” OR “gripe china” OR “gripe de wuhan” OR wuhanvirus OR “virus de china” OR “chinavirus OR caronavirus” OR coronovirus) AND (votar OR votante OR voto OR votos OR votantes OR elección OR elecciones OR primaria OR primarias OR sondeos OR “centro electoral” OR “colegio electoral” OR papeleta OR papeletas)

Censo y COVID

Nota: esta búsqueda incluye un operador de proximidad, el cual devuelve los resultados solo si las palabras están cerca la una de la otra. La notación para una búsqueda de proximidad es diferente en función del motor de búsqueda. A continuación, hemos utilizado una notación con formato para Google.

(Coronavirus OR COVID-19 OR covid OR Sars-Cov-2 OR “corona virus” OR “gripe china” OR “gripe de wuhan” OR wuhanvirus OR “virus de china” OR “chinavirus OR caronavirus” OR coronovirus) AND (censo OR cuestionario OR puerta AROUND(3) llamar OR puerta AROUND(3) llamando OR puerta AROUND(3) llamado)

Preguntas sobre la COVID

Nota: Es probable que esta búsqueda arroje falsos positivos, pero ha demostrado ser interesante para el equipo de First Draft:

(Coronavirus OR COVID-19 OR covid OR Sars-Cov-2 OR “corona virus” OR “gripe china” OR “gripe de wuhan” OR “virus de china” OR “chinavirus OR caronavirus” OR coronovirus) AND (“Tengo una pregunta” OR “debería” OR “puedo” OR “qué pasa si”)

Monitoreo con listas de Twitter

La  función de listas de Twitter es una excelente manera de recopilar y vigilar las cuentas de interés de Twitter. 

Las listas de Twitter te permiten:

  • Monitorear grupos de cuentas, organizaciones por tema, etc.
  • Ver el contenido de una cuenta sin tener que seguirla
  • Seguir o suscribirse a las listas de otras personas
  • Compartir listas de cuentas útiles con compañeros

Cómo encontrar listas de Twitter en Twitter.com

 Para crear una lista, primero abre tu cuenta de Twitter y ve al logotipo situado en el panel del lado izquierdo, que parece un documento con una cuantas líneas de texto.

2. Esto te llevará a una pantalla con todas las listas que hayas creado, a las que te hayas suscrito o de las que seas miembro. En la esquina superior derecha verás el mismo logotipo del documento, esta vez con un signo “más”; haz clic en él.

3. Aquí le puedes dar un nombre a tu lista e incluir una descripción. También puedes indicar si quieres que tu lista sea privada (solo visible para ti) o pública (aparecerá en tu perfil y se podrá encontrar mediante búsquedas).

4. Cuando hayas rellenado todos los campos, haz clic en “siguiente”. Aparecerá una barra de búsqueda en la que puedes escribir nombres de cuentas para empezar a añadirlas a tu lista.

5. Como alternativa, si estás explorando Twitter y encuentras una cuenta que te gustaría añadir a una lista ya existente, elige los tres puntos junto al botón “Seguir” de su perfil y haz clic en “Añadir/eliminar de listas”.

FUENTE: Twitter.com/WHO

6. Cuando se haya creado la lista, puedes hacer clic sobre ella para explorar un canal que solo incluye el contenido tuiteado o retuiteado por los miembros de la lista.

Cómo buscar listas de Twitter

Existe una gran cantidad de listas de Twitter disponibles para el público que pueden resultarte útiles para tu trabajo. Para encontrarlas, elige la opción “Ver listas” debajo de “añadir/eliminar de las listas”, tal y como se ve en la captura de pantalla superior. 

SOURCE: google.com

There is no native way to search for Twitter Lists by topic on Twitter, but you can use this Google shortcut to find public Twitter Lists;  site:twitter.com/*/lists “search term”

Mostrar listas de Twitter en Tweetdeck

Tweetdeck es una herramienta gratuita ampliamente utilizada por periodistas e investigadores para seguir y recopilar noticias en Twitter.

En la interfaz de Tweetdeck puedes monitorear usando varias columnas con diferente contenido en un único lugar. Las columnas pueden estar formadas por listas de Twitter, usuarios, búsquedas de palabras clave, menciones y me gusta, entre otros. 

En el ejemplo a continuación, estamos vigilando una lista (NH Politicians), una búsqueda de palabras clave y un usuario (Governor Chris Sununu). Todo lo que necesitas para acceder a Tweetdeck es una cuenta de Twitter. Inicia sesión con tus credenciales de Twitter, haz clic en la opción “Añadir columna” en el lado izquierdo, elige lo que deseas explorar y empieza el seguimiento.

Cómo copiar listas de Twitter

Twitter List Copy, creada por un estudiante de posgrado, es una forma útil de poder copiar las listas de la cuenta de otra persona.

FUENTE: Twitter Copy List

Inicia sesión en tu cuenta de Twitter en el sitio y, a continuación, introduce el nombre de usuario del propietario de la lista de Twitter que deseas copiar.

El menú desplegable te proporcionará todas las listas que tenga esa cuenta. Selecciona la que quieras copiar. La herramienta solo te permitirá copiarla en una de tus listas de Twitter existentes, de forma que quizás quieras crear una lista en blanco con el nombre que desees utilizar antes de ir a este sitio web.

Plataforma pública en vivo de Crowdtangle para cada país

CrowdTangle es una herramienta de análisis de medios sociales propiedad de Facebook. Sus principales portales requieren que tengas una cuenta, pero todo el mundo puede acceder a su plataforma pública para el coronavirus. Es una forma rápida y visual de ver cómo se propaga la información sobre el coronavirus en las redes sociales. 

Las plataformas se organizan por regiones y países, y muestran contenido de los medios locales, las páginas regionales de la Organización Mundial de la Salud, los organismos gubernamentales y los políticos locales, así como de los debates en las redes sociales de Facebook, Instagram y Reddit. 

Cada visualización pública muestra publicaciones relacionadas con el COVID-19 en tiempo real, ordenadas por palabra clave y con páginas y cuentas para cada región.

Usar RSS para mantenerse actualizado

RSS, Really Simple Syndication por sus siglas en inglés, es una forma sencilla de conseguir contenido nuevo de las páginas web y blogs que te interesan, y recibirlo todo en un mismo lugar. En lugar de visitar o revisar varios sitios todos los días, simplemente instala un lector RSS y deja que te sirva nuevo contenido. 

Abre una cuenta en Feedly

Existen varias aplicaciones de RSS disponibles, pero recomendamos Feedly por su facilidad de uso. En primer lugar, tendrás que registrarte como usuario de Feedly. Una vez creada tu cuenta, puedes empezar a crear canales RSS, organizados de forma que se adapten a tus necesidades. Puedes elegir tener distintos canales para diferentes temas o crear canales para fuentes específicas, como autoridades gubernamentales o sitios de noticias. Tú eliges qué canales quieres incluir. 

FUENTE: Feedly

Configura tus canales

Para configurar un canal RSS, ve a Feedly y haz clic en “crear un canal”. Te pedirá que le des un título al nuevo canal y, a continuación, puedes empezar a poblarlo con lo que quieres rastrear. Feedly te permite introducir un sitio web específico, una palabra clave o un enlace RSS. 

Seguir un sitio web

Si deseas ver todo el contenido nuevo de un sitio web en tu canal, elige el sitio que te interesa, haz clic en el botón “Seguir” y añádelo al canal correspondiente.

SOURCE: Feedly

Seguir una palabra clave o frase

Las palabras clave funcionan de una forma muy parecida a como lo hacen las alertas de Google, de forma que puedes elegir esta opción si quieres recibir todas las menciones de una palabra clave o conjunto de palabras clave en tu canal. Si te interesa una frase en concreto, recuerda ponerla entre comillas. 

También puedes utilizar alertas de palabras clave para seguir menciones de una publicación, persona o tema, independientemente de qué sitio web lo haya publicado. 

Seguir un enlace RSS

Si introduces un sitio web de interés y no aparece en Feedly, pero sabes que tiene RSS, puedes añadir /RSS al final de la URL e introducir ese enlace en Feedly para añadirlo a tus canales RSS personalizados. 

Cómo detectar patrones y plantillas

Nunca hemos vivido una historia global en la que la misma desinformación viajara a través de fronteras en tiempo real. Pero hemos visto como se usan las mismas técnicas durante tiempos de elecciones. Por ejemplo, se ha visto en casi todos los países el truco de circular información con la fecha de elecciones errónea para confundir a la gente. En cuanto las personas/actores con intenciones turbias descubren que algo funciona, es más fácil reutilizar la idea que empezar de cero y arriesgarse a fracasar. Ocurre lo mismo con el coronavirus. Somos testigos de los mismos patrones e historias, y vemos cómo viaja el mismo tipo de contenido de país a país según la gente va compartiendo la información. Estos acaban convirtiéndose en “plantillas” que se reproducen en los diferentes idiomas y plataformas.

Aunque se pueden encontrar ejemplos de estas “plantillas” en todas las plataformas, durante esta pandemia del coronavirus estamos viendo muchas de estas plantillas de “corta y pega” en apps de mensajería y grupos de Facebook. Por lo tanto, es difícil hacerse una idea real de la escala de estos mensajes, pero, de forma anecdótica, vemos a mucha gente compartiendo de narrativas e imágenes similares.

El problema es que la mayor parte de estos mensajes tienen algo de verdad, y eso hace que se difundan más rápido, porque es más difícil comprobar qué parte de la información es falsa. Ya se trate de estafas, bulos, o un mismo vídeo que se comparte con el mismo contexto (aunque traducido), debemos permanecer alerta. 

Confinamientos / Cuarentenas

En todo el mundo se está extendiendo la preocupación  sobre confinamientos militarizados, cuarentenas nacionales y el despliegue de la ley marcial tras el anuncio de diversas órdenes de confinamiento. Cada país tiene normas diferentes, e incluso diversas ciudades han aprobado ordenanzas diferentes en momentos pertinentes. Esto se suma a la confusión general, y el resultado es que la gente comparte información tratando de asegurarse de que sus seres queridos estén preparados y a salvo. 

Por ejemplo, varios grupos y canales de Telegram han compartido vídeos de tanques en trenes, Humvees y otros vehículos militares atravesando municipios y ciudades. Un vídeo, compartido a través de un popular canal de Telegram que tiene miles de suscriptores, afirmaba disponer de una grabación del “ejército desplegándose en Nueva York”. No obstante, el creador del vídeo dice estar en FedExField, que se encuentra en Washington, D.C.

Hemos visto cómo el mismo tipo de vídeo se ha compartido en las redes sociales de Irlanda y el Reino Unido; vídeos de tanques por la calle, bloqueos de carreteras por parte de la policía y el ejército desplegado a mediados de marzo. La mayoría de los vídeos eran antiguos y se habían vuelto a compartir en internet fuera de contexto, o eran imágenes de accidentes de carretera a los que había acudido la policía. Pero, dado que encajan con las diferentes narrativas de internet sobre lo que está pasando en otros países, la gente los comparte para informar al resto de lo que puede esperarles en un futuro cercano. 

Ese afán que tiene la gente por mantener a salvo a los demás provoca que haya versiones similares de rumores de confinamiento que instan a la gente a asegurarse de que están preparados. 

Sin embargo, estas imágenes dejan al margen información esencial y se aprovechan del miedo de la gente. La realidad de muchas ciudades en confinamiento es que muchas tiendas esenciales siguen abiertas, la gente puede salir a hacer ejercicio o comprar comida, y los mensajes que llaman a la gente a estar preparada solamente fomentan que la gente compre de más, presa del pánico. 

En Facebook, una maquillista influencer italiana afirmó en  una publicación viral a sus dos millones de seguidores que los estadounidenses estaban peleándose por comprar armas en Nueva York y otras áreas metropolitanas y que ella había “huido” de la ciudad al temer por su seguridad.

Mientras que los países y las ciudades de todo el mundo toman sus propias medidas, vemos el mismo tipo de reacción en internet una y otra vez. La gente se preocupa por cómo estar preparada y a salvo. 

En ocasiones la confusión surge del vacío informativo que existe entre el momento en el que la gente percibe que ocurren cosas a su alrededor y el momento en el que los gobiernos e instituciones explican lo que está sucediendo. 

Publicación en red social informando de la presencia de aviones militares en el London City Airport el 25 de marzo de 2020.

Publicación de Twitter del ejército británico en Londres explicando la presencia de vehículos militares en la calle el 27 de marzo de 2020.

Si ves algo que te parece sospechoso, consúltalo en un motor de búsqueda. Es muy probable que ese mismo contenido lo haya desmentido un verificador de información o alguna redacción en otra parte del mundo. Buzzfeed dispone de  una lista actualizada muy completa de bulos y rumores que puedes encontrar aqu

La ética de monitorear grupos cerrados

A medida que la pandemia ha avanzado por el globo, se ha hablado largo y tendido sobre la forma en la que el virus se ha abierto camino en los grupos y canales de mensajería privada. Esto quizá se deba a que la gente se siente menos cómoda compartiendo información en espacios públicos, o quizá se trate de que la gente recurre a fuentes que cree conocer y en las que confía a medida que cunde el pánico y el miedo.

Una de las consecuencias de este cambio es que los rumores circulan por espacios que no se pueden rastrear. Necesitas una invitación para acceder a muchos de estos canales, o estan encriptados de extremo a extremo, así que ni siquiera las empresas saben qué se está compartiendo ahí.

Sin embargo, ¿existe un interés público para que los periodistas, verificadores de información y responsables de investigación y sanidad pública se unan a estos espacios para comprender qué rumores circulan para entonces poder desmentirlos? ¿Cuál es la ética en lo que concierne a denunciar el material que se encuentra en estos espacios?

Existen desafíos éticos, de seguridad e incluso jurídicos para el monitoreo de contenido en espacios cerrados, tal y como se indica en la  Guía esencial de grupos cerrados de First Draft. A continuación se incluye un resumen más breve de algunas de las preguntas principales que deben contemplar los periodistas:

¿Se necesita estar en un grupo privado para investigar e informar sobre el coronavirus?

Trata de buscar información en espacios abiertos de internet como páginas de Facebook antes de unirte a un grupo cerrado. 

¿Cuál es tu intención?

¿Estás buscando rumores sobre curas y tratamientos, fuentes de un hospital local o indicios sobre respuestas a nivel estatal? Lo que necesites para tu informe determinará qué tipo de información buscar y a qué canales o grupos unirse.

¿Cuánta información propia vas a revelar?

Algunos grupos de Telegram quieren gente que participe, y no que observe en silencio, y algunos grupos de Facebook formulan preguntas que debes contestar antes de poder unirte. ¿Cuánta información piensas compartir de forma sincera? 

¿Cuánta información compartirás de estas fuentes privadas?

La gente busca respuestas porque tiene miedo. Si el grupo pregunta sobre confinamientos y prohibiciones de viaje a nivel nacional, y las respuestas que se comparten siembran el pánico, ¿cómo harás esto público? Reflexiona sobre tu intención y sobre si dicha comunidad tiene expectativas razonables de privacidad antes de compartir lo que veas ahi: desde capturas de pantalla, nombres de grupo o identificadores personales como nombres de usuario. ¿Si publicas o divulgas esos mensajes vas a dañar a la comunidad que estás monitoreando?

¿Qué tamaño tiene el grupo al que quieres unirte?

Facebook, WhatsApp, Discord, WeChat y Telegram tienen grupos y canales de diferentes tamaños. La cantidad de contenido que se comparte depende más del número de usuarios activos que de las cifras generales. Observa la receptividad del grupo antes de unirte.

Si tu intención es publicar una historia con la información que recopiles, ¿serás transparente en cuanto a tu intención?

Ten en cuenta la forma en la que puede responder el grupo a  la presencia de un periodista, y cuánta información del grupo tienes intención de revelar.

Si revelas tu intención, ¿es posible que seas objeto de atención indeseada e insultos?

La Guía esencial de apps de mensajería de Frist Draft muestra que, por ejemplo, los periodistas de color y las mujeres tienen más riesgo de tener problemas de seguridad cuando entran en grupos potencialmente hostiles. Si decides entrar en un grupo usando tu identidad real, ¿a quién le divulgarás la información? ¿Solo al administrador o a todo el grupo?

¿Cuánta información compartirás sobre como estas haciendo tu investigación y recopilando datos?

¿Revelar tu metodología animará a otros a unirse a grupos privados para conseguir “primicias” sobre desinformación? ¿Afectaría esto negativamente a esas comunidades y les llevaría a moverse a grupos aún más herméticos? ¿Tendrás que abandonar el grupo tras la publicación de tu nota o continuarás monitoreando el grupo? 

En última instancia, la gente busca respuestas donde pueda encontrarlas. Como periodistas, es importante llenar estos vacíos con hechos e información actualizada de fuentes fiables. La pregunta es cómo conectar a los líderes comunitarios con la información de calidad para que en estos espacios cerrados circulen menos rumores y bulos.

Fuentes de información fiables sobre el coronavirus

La infodemia que acompaña al brote de coronavirus está complicando la tarea de encontrar fuentes de información fiables cuando la gente las necesita. Es fundamental saber a dónde acudir cuando se necesita información fiable, así que hemos incluido una lista con algunas fuentes de confianza.
Recuerda: no todas las investigaciones se hacen de la misma forma. El hecho de que cierta información se presente en un gráfico o tabla no implica que dichos datos sean dignos de confianza.
Reuters consultó una serie de estudios científicos publicados sobre el coronavirus desde que surgió el brote. De los 153 textos examinados, 92 no habían sido revisados por otros cientfícos, a pesar de incluir algunas afirmaciones descabelladas o sin verificar, como vincular el coronavirus con el VIH o a la transmisión de serpiente a humano. El problema de la “ciencia exprés”, como la denomina Reuters, es que la gente entra en pánico o toma decisiones equivocadas antes de que se hayan investigado adecuadamente los datos.

FUENTE: Reuters, 2020. Ciencia exprés: los riesgos de difundir investigaciones del coronavirus con rapidez

A continuación incluimos algunos de los mejores lugares a los que acudir si se necesita asesoramiento o información actualizada de confianza:

Departamentos y agencias gubernamentales

Estos departamentos gubernamentales ofrecen información actualizada sobre el número de casos de coronavirus, actividades gubernamentales, consejos de sanidad pública y contactos con los medios::

ONG nacionales e internacionales

Las siguientes organizaciones no gubernamentales ofrecen datos y orientaciones regionales y globales sobre el coronavirus:

Instituciones académicas

Estas organizaciones e instituciones ofrecen investigaciones y datos sobre el coronavirus, así como comentarios expertos.

Porqué es necesario el escepticismo emocional

A la gente le gusta sentir que pertenece a una “tribu”. Dicha tribu puede estar compuesta de miembros del mismo partido político, padres que no vacunan a sus hijos, activistas preocupados por el cambio climático o aquellos que pertenecen a una misma religión, raza o grupo étnico. En internet, la gente tiende a comportarse de acuerdo a la identidad de su tribu, y las emociónes juega un papel importante en dicha conducta, especialmente en lo que compartimos. 

Los neurocientíficos saben que somos más proclives a recordar información que despierta emociones en nosotros; las historias o notas que nos enfadan, nos entristecen, nos asustan o nos hacen reír. Actualmente, los psicólogos sociales están llevando a cabo más experimentos para evaluar esta cuestión de la emoción, ya que parece que una emotividad acentuada  es pronóstico de una creencia más profunda en la información falsa. Se podría argumentar que actualmente todo el planeta está sufriendo un “aumento de emotividad”.

Las historias falsas y tergiversadas corren como la pólvora porque la gente las comparte. Las mentiras pueden ser muy atractivas a nivel emocional. Además, suelen tener una base de verdad, en vez de ser una invención completa. Con mayor frecuencia vemos cómo se utiliza el contexto como arma: se emplea contenido auténtico, pero se tergiversa y descontextualiza. Cualquier cosa que tenga una pizca de verdad tiene un éxito mucho mayor a la hora de persuadir y de atraer a la gente. 

En febrero, una pareja australiana se encontraba en cuarentena por el coronavirus en un crucero frente a las costas de Japón. La gente comenzó a seguirles en Facebook para estar al tanto de sus novedades, y un día afirmaron haber pedido vino utilizando un dron. Los periodistas comenzaron a informar de la noticia y la gente la compartió. Más tarde, la pareja admitió que lo habían publicado como una broma para sus amigos.

Puede que parezca trivial, pero compartir información falsa de forma mecánica puede socavar la confianza general. Y en lo que concierne a periodistas y redacciones, si los lectores no pueden confiar en nosotros en las nimiedades, ¿cómo van a hacerlo en las cuestiones importantes? Por eso se necesita un mínimo de escepticismo emocional. No importa lo bien formado que estés en la verificación de documentación digital y no importa si estás a la izquierda o a la derecha del espectro político. Los humanos somos susceptibles a la desinformación. Durante épocas de creciente incertidumbre y miedo, nadie es inmune, por lo que ser consciente de qué emociones te provoca cierta información es la lección más importante que debemos recordar. Si una afirmación te hace querer gritar, llorar o comprar algo inmediatamente, merece la pena pararse a respirar hondo.

 

Verificación

Los cinco pilares de la verificación

Las tareas de verificación pueden parecer abrumadoras, pero mediante la repetición, la persistencia y el uso de herramientas de investigación digital, y con un poco de creatividad, se vuelven más sencillas. No existe una receta universal para verificar contenidos en internet, ni una serie de pasos que funcione siempre. Se trata de plantear las preguntas adecuadas y encontrar el mayor número de respuestas posibles. 

No importa si estás viendo un vídeo en redes, un posible artículo ultrafalso o un meme: los procesos de verificacion básicos son los mismos. Cuanto más sepas de cada pilar, más sólida será tu verificación.

  1. Procedencia: ¿El contenido que estás observando es la versión original?
  2. Fuente: ¿Quién capturó la versión original del contenido?
  3. Fecha: ¿Cuándo se creó dicho contenido?
  4. Ubicación:¿Dónde se creó dicho contenido?
  5. Motivación: ¿Por qué se creó dicho contenido?

Establece un flujo de trabajo de verificación

Ahora que sabes qué preguntas plantear, incluimos tres pasos fundamentales para establecer flujos de verificación: 

  1. Documéntalo todo. Es fácil perder partes esenciales de la información. Además, también es importante documentar tu proceso para tener transparencia con tu proceso de verificación. Realiza capturas de pantalla o guarda copias de seguridad en servicios como Wayback Machine. 
  2. Establece un conjunto o caja de herramientas. Haz listas de las herramientas, crea marcapáginas digitales y compártelas con tus compañeros. No pierdas tiempo tratando de recordar cómo se llama esa página que hace búsquedas inversas de fotografías. Nosotros tenemos de un  Kit básico de herramientas de verificación que puedes añadir a tus marcadores. 
  3. No te olvides de usar el teléfono. El periodismo análogo a la vieja usanza en ocasiones puede ser la forma más rápida de verificar algo. 

La verificación es fundamental, pero ten cuidado de no caer en un agujero negro. A menudo la verificación te lleva minutos y otras veces puede ser una historia interminable. Aprende a saber cuándo es momento de dejarlo. 

Verificar imágenes con la búsqueda inversa de imágenes

Una imagen vale más que mil palabras, y en lo que concierne a la desinformación, bien puede valer mil mentiras. Uno de los tipos más comunes de desinformación que vemos en First Draft adopta la siguiente forma: fotografías o vídeos originales que no se han editado pero que se comparten fuera de contexto en el marco de una narrativa nueva.

Sin embargo, con unos pocos clics se puede verificar este tipo de imágenes cuando se comparten en grupos de internet o chats. 

Al igual que se pueden buscar en Google hechos y afirmaciones, puedes pedirle a un motor de búsqueda que busque fotos similares o incluso mapas para ver si se han utilizado antes. A esto se le llama “búsqueda inversa de imágenes” y puede realizarse en motores de búsqueda como Google, Bing, el navegador ruso Yandex y otras bases de datos como  TinEye.

En enero hubo publicaciones de Facebook que se compartieron miles de veces y que incluían una fotografía (adjunta más abajo) y afirmaban que la gente de la foto eran víctimas del coronavirus en China. Un simple vistazo a la arquitectura en la foto deja patente que su aspecto es muy europeo, lo cual puede levantar sospechas. Luego, si tomamos la imagen y la procesamos en un motor de búsqueda inversa de imágenes y buscamos lugares anteriores donde se haya publicado, vemos que la original es del 2014. Era una imagen, publicada originalmente por Reuters, de un proyecto artístico en Fráncfort, en el que se veía a gente tumbada en la calle en memoria de las víctimas de un campo de concentración nazi.

Una fotografía de un proyecto artístico de 2014 en Alemania que se compartió en Facebook en 2020 para afirmar falsamente que la gente de la foto eran víctimas de coronavirus en China.
FUENTE: Kai Pfaffenbach
 Reuters

Incluimos algunas herramientas que puedes usar:

  • En tu ordenador: el  plugin de RevEye permite que busques cualquier imagen en internet sin salir de tu buscador.
  • en tu móvil:  TinEye te permite hacer lo mismo en el teléfono móvil. 

El proceso completo se hace en cuestión de segundos, pero es importante acordarse de hacerlo cada vez que ves algo impactante o sorprendente.

Usar la geolocalización para determinar dónde se ha hecho una fotografía o vídeo

En la mayoría de las redes sociales, cuando publicas algo, una imagen o vídeo, se te preguntará dónde estás. A menudo te ayudará recuperando la posición GPS de tu teléfono y sugiriendo tu localización. Sin embargo, puedes hacer caso omiso de dicha sugerencia. Eso significa que no te puedes fiar de la localización indicada en las publicaciones de las redes sociales. Tienes que indagar por ti mismo.

Todos tenemos una gran capacidad de observación que, combinada con un poco de la magia de Google, puede ayudarnos a determinar rápidamente si una foto es lo que afirma ser. Tomemos como ejemplo el siguiente tweet del New York Post. Se refiera al primer caso de diagnóstico confirmado de coronavirus en Manhattan. Alessandra Biaggi, una senadora estadounidense que representa a ese área, no tardó en señalar que la fotografía que habían utilizado se había hecho en Queens. ¿Cómo lo pudo saber? 

En este caso, podemos usar la calle y los letreros de las tiendas para encontrar ese mismo punto en un mapa. Busca “Duane Reade” “Main Street” “Nueva York” y te saldrán tres opciones.

FUENTE: GOOGLE.COM

El barrio de Flushing en Queens es un buen lugar en el que empezar, ya que se trata de un barrio muy diverso. Al acceder al Duane Reade de Main Street en Google Maps, podemos soltar el muñequito amarillo en las calles para ver la versión Street View. Desde ahí se pueden ver los mismos edificios desde la misma perspectiva que el fotógrafo.

Si la foto es en el exterior, busca pistas en la arquitectura, los letreros de la calle, lo que la gente lleva puesto, por qué lado de la carretera conducen, nombre de los negocios, etc. ¿Qué puedes buscar y verificar? ¿Puedes buscar los negocios? ¿Puedes encontrar ese mismo punto en un mapa?

Si la foto es en el interior, puedes mirar los enchufes de la pared, en qué idioma están los carteles, la meteorología y cualquier cosa que salga en la televisión. 

Para practicar tu capacidad de observación, realiza nuestro  reto de observación interactivo. Si ya eres un profesional, prueba nuestro  reto de geolocalización avanzado.

Verificar vídeos usando las imágenes de vista previa e InViD

Siempre que subimos un vídeo a internet, este genera una imagen en miniatura o captura de pantalla que se muestra como vista previa. Esta imagen se puede cambiar manualmente, pero la mayoría de la gente no la cambia. Al igual que se puede utilizar una búsqueda inversa de imágenes para determinar si una foto ya se ha subido antes a internet, puedes usar las imágenes en miniatura para ver si un vídeo ya se ha publicado antes en internet. 

Vídeo en el que se puede ver a gente soltando flatulencias mediante cámaras termo gráficas originalmente se grabó en 2016
FUENTE: Banana Factory

Por ejemplo, este vídeo se compartió diciendo que mostraba a gente soltando flatulencias que se podían ver a través de cámaras termo gráficas que estaban buscando posibles pacientes de coronavirus. Pero, tras realizar una búsqueda inversa de varios puntos del video, se puede ver que  el original es un vídeo cómico de 2016. El vídeo lo creó un grupo de internet llamado Banana Factory, que añadieron las “nubes tóxicas” con un programa de computadora antes de que se compartiera en páginas web como LadBible y Reddit.

Los verificadores de información de todo el mundo han estado verificando vídeos que afirman falsamente mostrar los síntomas o el impacto del coronavirus, cuando todos ellos son vídeos antiguos que se han vuelto a compartir con un título diferente. Como explicó el director general de la OMS, el Dr. Tedros, este tipo de alarmismo puede tener un efecto más peligroso en el mundo que la enfermedad en sí misma, sembrando el pánico y drenando recursos que bien podrían utilizarse para solucionar los problemas del mundo real.

Utilizando la búsqueda inversa de imágenes, puedes obtener varias imágenes en miniatura de un vídeo y comprobar si se ha publicado antes en internet.El  plugin de verificación de vídeo de InViD ofrece varias herramientas efectivas para verificar imágenes y vídeos, y su sección “Aula” está repleta de más recursos y tutoriales. Así que, antes de compartir cualquier vídeo en los grupos de cha, comprueba que no te estén engañando. 

Cómo verificar cuentas buscando huellas digitales

Las redes sociales están repletas de gente que asegura que sus consejos médicos son fiables. Existen formas de comprobar si alguien es quien asegura ser en su perfil de redes sociales. Solo hay que seguir estas técnicas básicas sobre cómo buscar huellas digitales y la verificación de fuentes en internet: 

Un ejemplo y tres sencillas reglas a seguir

FUENTE: twitter.com

Vamos a practicar verificando el perfil de Twitter de una profesional sanitaria: Carole Henry. Carole ha estado publicando tuits sobre el COVID-19 y su biografía afirma que es “inmunóloga de células B”.

Pero, ¿cómo podemos estar seguros de sus credenciales? El perfil no nos ofrece demasiada información: no tiene la insignia azul de verificación, no está vinculada a ninguna página web profesional o académica, se ha unido a Twitter en enero de 2020, lo que supone muy poco tiempo, y solamente tiene 10 tuits.

Indagando un poco, realmente podemos descubrir mucho sobre ella.

Regla n.º 1: Realiza una búsqueda inversa de su imagen de perfil

Las búsquedas inversas de imagen son de gran utilidad, ya que nos ofrecen una gran cantidad de información en cuestión de segundos. Recomendamos realizar búsquedas inversas de imagen con la extensión de búsqueda inversa de imágenes de RevEye, que se puede descargar para Google Chrome o Firefox.

Una vez hayas instalado RevEye, haz clic en la foto de perfil de Carole para hacerla más grande. Después, haciendo clic derecho en la imagen, haz clic en “Búsqueda inversa de imagen” en el menú y selecciona “Búsqueda en Google”.

Aparecerá una nueva pestaña en tu buscador. Si te desplazas hasta el final, hay una sección muy útil llamada “Páginas que incluyen imágenes concordantes”. Échales un vistazo.

Uno de los primeros resultados parece un artículo de la facultad de medicina de la Universidad de Chicago.

SOURCE: University of Chicago

Si seguimos desplazándonos, podremos ver la misma imagen de Carole, y una cita que dice que es becaria postdoctoral en la universidad. Debajo de la foto, pone que su nombre es “Carole Dunand”. Esta información es interesante y la usaremos más adelante.

SOURCE: LinkedIn

La búsqueda inversa de imagen nos lleva a un perfil de LinkedIn que afirma que es parte del personal científico de la Universidad de Chicago con 10 años de experiencia como inmunóloga.

Regla n.º 2: Comprueba buscando en fuentes primarias

FUENTE: Google.com

Recuerda la regla general del periodismo: comprueba siempre con fuentes primarias en los casos en que estén disponibles. En este caso, si queremos confirmar que Carole Henry es científica en la Universidad de Chicago, la fuente primaria sería el directorio de personal de la Universidad de Chicago. Una consulta rápida en Google buscando “Carole Henry Universidad de Chicago” nos lleva a la página del “Laboratorio Wilson”. La página tiene una dirección web de la Universidad de Chicago, y también la nombra como personal.

Regla n.º 3: Encuentra información de contacto

SOURCE: http://profiles.catalyst.harvard.edu/

Es algo improbable, pero siempre existe la posibilidad de que el perfil original de Twitter que encontramos fuera un tercero haciéndose pasar por Carole Henry de la Universidad de Chicago. Si quieres realizar una verificación exhaustiva, busca información de contacto para contactar con la fuente.

¿Recuerdas ese otro nombre que encontramos, “Carole Dunand”? Si buscamos “Carole Dunand Universidad de Chicago” nos llevará directamente a otro directorio de personal, en esta ocasión con su dirección de correo electrónico.

A continuación incluimos otras preguntas que te ayudarán a verificar cuentas:

  • ¿Cuándo se creó la cuenta? 
  • ¿Puedes encontrar a esa persona en algún otro sitio de internet?
  • ¿A quién más siguen?
  • ¿Existen otras cuentas con ese mismo nombre?
  • ¿Puedes encontrar información de contacto?

A verification case study

Vamos a echarle un vistazo a un estudio de caso que incluye un vídeo publicado en Twitter que afirma mostrar a un paciente italiano con coronavirus escapando de un hospital. Aplicando nuestro proceso de verificación y los cinco pilares de procedencia, fuente, fecha, ubicación y motivación, descubrimos que el vídeo no es lo que parece.

 

Reportaje

Comprender los puntos de inflexión

Cuando ves desinformación e información tergiversada, el primer impulso suele ser refutarla inmediatamente: exponer su falsedad, informar al público de lo que está pasando y explicar por qué es mentira. Pero informar y hacer periodismo sobre la desinformación puede ser algo complejo. La forma en la que funciona nuestro cerebro implica que no se nos da bien recordar qué es cierto y qué es falso. Las investigaciones experimentales demuestran lo fácil que es para la gente olvidar que algo es falso, llegando a que afirmen que es verdadero cuando se les pregunta en un momento posterior. Existen buenas prácticas para la redacción de encabezados y para explicar que algo es falso, y lo trataremos en la siguiente sección. Por desgracia, incluso los casos en los que se informa con buena intención pueden echar más leña al fuego y exponer más gente a un contenido que de lo contrario habría desaparecido. Comprender el punto de inflexión es fundamental para saber cuándo hay que desmentir. 

La trompeta de la amplificación

La siguiente ilustración es un recordatorio visual de por qué el contenido falso puede viajar a través de diferentes plataformas sociales. Esta información puede pasar desde espacios más anónimos como 4Chan hasta canales de mensajería privada como Telegram, Whatsapp y Twitter. De ahí puede expandirse hasta comunidades en Reddit y YouTube, hasta llegar a las plataformas de redes sociales más populares. Llegado a ese punto, puede caer en manos de los periodistas, que le proporcionan más oxígeno al desmentir o tratar de verificar información falsa. 

Tal y como señalaron Alice Marwick y Rebecca Lewis en su informe de 2017  “Manipulación de los medios y desinformación en internet”, a los “manipuladores no les importa si los medios informan de una historia para desmentirla o refutarla, lo que les importa es que se cubra”.

Whitney Phillips, profesora de la Universidad de Siracusa, también ha escrito sobre cómo cubrir información problemática de internet. Su informe de 2018 para Data & Society, “El Oxígeno de la amplificación: recomendaciones sobre como cubrir a los agentes extremisas, antagónicos y manipuladores en internet”, explica lo siguiente: 

“Es suficientemente problemático que cada día los ciudadanos ayuden a difundir información falsa, maliciosa o manipuladora en las redes sociales. Sin embargo, es infinitamente más problemático que los periodistas, cuyo trabajo llega a miles de personas, hagan lo mismo”. 

El punto de inflexión

No existe una forma perfecta de hacer las cosas en ningún escenario. El mero acto de informar siempre conlleva el riesgo de amplificación, y las redacciones deben equilibrar el interés público en la historia frente a las posibles consecuencias de su cobertura. 

Nuestro trabajo sugiere que existe un punto de inflexión en lo que concierne a la desinformación. 

Informar demasiado pronto…

Informar demasiado tarde…

puede avivar los rumores o potenciar un contenido tergiversado que de lo contrario desaparecería. implica que la mentira se arraiga y ya no puede detenerse; se convierte en un “rumor zombie” que no se puede matar.Some key things to remember about tipping points:

Algunos factores claros a tener en cuenta sobre los puntos de inflexión: 

  • No existe un único punto de inflexión: el punto de inflexión puede cuantificarse cuando el contenido sale de una comunidad nicho y comienza a moverse rápidamente en una plataforma o cruza a otras. Cuanto más tiempo pases monitoreando la desinformación, verás el punto de inflexión con mayor claridad, lo que supone otra razón para que las redacciones se tomen la desinformación en serio. 
  • Ten en cuenta la difusión: esto es, el número de personas que han visto o interactuado con el contenido. Puede ser difícil cuantificarlo con los datos disponibles, que normalmente son las veces que se ha compartido, los “me gusta”, las veces que se ha retuiteado, las visualizaciones o los comentarios. Pero es importante intentarlo. Incluso las comunidades pequeñas o nichos pueden ser más significativas en internet. Si ves que hay muy pocas interacciones con cierto contenido, quizá no merezca la pena verificarlo o escribir sobre ello. 
  • La colaboración es clave: determinar el punto de inflexión puede ser difícil, así que puede convertirse en una oportunidad para una colaboración informal. Las diferentes redacciones pueden comparar inquietudes sobre decisiones de cobertura. Con demasiada frecuencia, los periodistas informan sobre rumores por miedo a que la competencia les “quite la primicia”, que es precisamente lo que quieren los responsables de la desinformación.

Adjuntamos algunas preguntas de utilidad para ayudar a determinar el punto de inflexión:

  1. ¿Cuánta interacción está recibiendo el contenido?
  2. ¿El contenido se mueve de una comunidad a otra?
  3. ¿El contenido se mueve entre plataformas? 
  4. ¿Lo ha compartido algún influencer?
  5. ¿Otros periodistas y medios de comunicación están escribiendo sobre ello?

Determinar el punto de inflexión no es una ciencia exacta, pero la clave es detenerse y considerar lo anterior antes de desmentir o exponer una historia. 

La importancia de los encabezados

Los encabezados de las noticias son increíblemente importantes, ya que, a menudo, es el único texto del artículo que los lectores ven. En un estudio de 2016, científicos informáticos de la Universidad de Columbia y del Centro Mixto de Microsoft Research-Inria calcularon que el 59 % de los enlaces compartidos en Twitter no reciben interacción alguna, lo que confirma que la gente comparte artículos sin leerlos primero. 

Las redacciones que informan sobre la desinformación deben redactar los titulares con cautela y precisión, a fin de evitar amplificar los bulos, usar lenguaje acusador o mermar la confianza.

A continuación compartiremos algunas de las mejores prácticas para redactar titulares sobre desinformación basadas en la Guía para refutar mitos escrita por los psicólogos John Cook y Stephan Lewandowsky y sus compañeros.

Problema

Solución

Efecto paradójico de la familiaridad

Al repetir bulos con el fin de corregirlos, el hecho de desmentirlos puede hacer que los bulos nos resulten más familiares y, por tanto, más aceptables como ciertos.

Céntrate en los hechos

Evita repetir mentiras de forma innecesaria cuando se corrigen. Cuando sea posible, advierte a los lectores antes de repetirlas.

Efecto paradójico de la sobresaturación

Cuanto más fácil sea procesar la información, más probabilidades hay de que se acepte. Cuantos menos detalles, mayor eficacia.

Simplifica

Haz que tu contenido sea fácil de procesar haciendo que sea sencillo, breve y fácil de leer. 

Usa gráficos para ilustrar los argumentos,

Efecto paradójico de la visión global

Procesamos la información sesgadamente  Cuando desmentir algo amenaza la forma de ver el mundo de alguien, los más intransigentes pueden empecinarse aún más.

Evita el ridículo

Evita hacer comentarios ridículos o derogatorios.  Replantea tu refutación de forma que sea menos amenazante para la visión global de la gente.

Falta de alternativas

Tachar algo de falso pero no ofrecer otra explicación a veces deja a la gente con preguntas. Si un verificador de datos no responde a dichas preguntas, la gente seguirá confiando en información de poca calidad. 

Ofrece respuestas

Responde a las preguntas que surjan de desmentir mitos y rumores.

Usar y compartir imágenes de forma consciente

Las imágenes son increíblemente poderosas, y deben usarse con cautela. Es importante considerar las fotos o imágenes cuidadosamente, ofrecer contexto y evitar imágenes que puedan alimentar estereotipos. 

También debemos reflexionar detenidamente sobre el contexto, especialmente al incluir publicaciones de las redes sociales que muestran a miembros del público. Puede que esa imagen solo estuviera dirigida a un pequeño grupo de gente, y cuando más se amplifique y se comparta, más se alejará de su contexto original. Incluso las imágenes utilizadas por organizaciones de medios creíbles y que se han presentado cuidadosamente en su contexto pueden sacarse del mismo y circular de forma generalizada.

Alimentando la xenofobia

Por ejemplo, antes de utilizar una foto de una persona asiática con una mascarilla, plantéate qué relevancia tiene esa imagen para tu historia. ¿Los protagonistas de tu historia son asiáticos? ¿o tu nota se centra en la eficacia de las mascarillas a la hora de prevenir la propagación del virus? La Asociación Asiático-Americana de Periodistas ha publicado una guía muy útil para evitar alimentar la xenofobia y el racismo

Sembrando el pánico

Lo mismo ocurre con las imágenes que podrían provocar un pánico inecesario. ¿El hecho de utilizar una foto de gente con trajes NBQ podría provocar alarma en los lectores? ¿Utilizar una imagen de una ambulancia con una camilla vacía esperando a entrar a una casa provocaría miedo? Es importante pensar en el impacto de las imágenes principales cuando la preocupación sobre el impacto del virus no para de crecer.

A continuación, incluimos algunas directrices a seguir:

  • Evita imágenes que puedan sembrar el pánico y utilizar imágenes que refuercen el comportamiento que queremos ver fomentado
  • Evita imágenes que se basen en estereotipos
  • Ten cuidado a la hora de insertar publicaciones de las redes sociales e imágenes que puedan afectar significativamente a los involucrados

Llenar los vacíos de información

Michael Golebiewski y Danah Boyd, relacionados con Microsoft Research, usaron por primera vez el término “vacío de información” para describir las consultas de búsqueda sobre las que “la información relevante disponible es limitada, inexistente o sumamente problemática”. 

 Golebiewski y Danah Boyd, de Microsoft Research y Data & Society, escriben que, en situaciones en las que hay noticias de última hora, los lectores se encuentran con vacíos de información cuando “aparece una oleada de nuevas búsquedas que no se han realizado anteriormente, ya que la gente usa nombres, hashtags y otras formas de información” para encontrar respuestas. 

Las redacciones deben pensar sobre las preguntas o palabras clave alrededor del COVID-19 que es probable que busquen los lectores, descubrir quién crea el contenido en torno a estas preguntas y en vez llenar los vacíos de información con contenidos de calidad. 

Esta es la contrapartida de descubrir qué está buscando la gente usando Google Trends. Trata de hacer un poco de ingeniería inversa del proceso: cuando la gente escribe preguntas relacionadas con el coronavirus, ¿qué encuentran?

Es importante determinar qué preguntas se están planteando los lectores en torno al COVID-19 y llenar los vacíos de información con periodismo de calidad. Por ejemplo, a continuación se incluye una captura de pantalla de una página de resultados de Google para la pregunta “puedo contraer coronavirus por tocar paquetes de correo”.

Los lectores que buscan la respuesta encontrarán algunas noticias sobre el gasto de emergencia para el coronavirus del Senado de EE. UU., porque es un paquete económico y probablemente no sea lo que estaban buscando.

Cómo usar GoogleTrends para encontrar las preguntas que tiene la gente

FUENTE: trends.google.com

Las tendencias de búsqueda de Google o GoogleTrends te permiten investigar las búsquedas públicas que se hacen en todo el mundo y ver el tipo de información y respuestas que buscan las personas. 

Google ha creado un panel de tendencias específico que muestra información y datos sobre los términos de búsqueda relacionados con el coronavirus. Lo que la gente escribe en la barra de búsquedas de Google nos da una idea de la información que necesitan los ciudadanos, y qué asuntos no están claros para ellos o necesitan respuestas.

Nosotros aconsejamos hacer unas búsquedas comparativas, para obtener una idea de los intereses que existen. Por ejemplo, se puede hacer una comparación entre Kim Kardashian y el confinamiento del coronavirus. A continuación, se presenta una imagen que compara la evolución de estos dos temas en los últimos 12 meses en los EE. UU.

Cabe señalar que también se puede buscar por países, y en esta opción, los intereses de búsqueda aparecen por regiones. Esta es una imagen de los patrones de búsqueda en Argelia que comparan los resultados obtenidos de combinar Kim Kardashian y los obtenidos por “confinement” (confinamiento, en francés) durante los últimos 7 días. Debajo de la primera gráfica puedes consultar un desglose por regiones en el país.

En busca del bienestar emocional

La pandemia del coronavirus es una fuente de ansiedad para todos, y los periodistas no son ninguna excepción. Las personas que necesitan leer sobre la COVID-19 todos los días para mantener al público informado pueden estar sufriendo las consecuencias de una sobrecarga de información.

“Informar sobre la pandemia supone una presión psicológica doble para el periodista”, explica Bruce Shapiro, director ejecutivo de Dart Center for Journalism and Trauma. La naturaleza de la historia es dramática de por sí, con los reporteros entrevistando a las familias de supervivientes, fotografiando víctimas y observando información angustiante, lo que puede causar un impacto directo sobre los periodistas. “Esta combinación de factores va a convertir el desarrollo de la historia de la COVID-19 en un desafío para muchos periodistas.”

“Varios estudios indican que la ‘tribu de los resilientes’, refiriéndose a los periodistas, está mejor preparada que la mayoría para hacer frente a los traumas”, explicaba Shapiro. Pero incluso en los mejores momentos, quienes trabajan en este sector corren el riesgo de desarrollar enfermedades mentales.

Por tanto, a continuación presentamos siete consejos para los periodistas que deben informar sobre el brote del coronavirus, para que puedan cuidar su propia salud mental y bienestar emocional:

  1. Se consciente del estigma
  2. Separa la vida personal de la profesional
  3. Apégate a las direcciones oficiales
  4. Comunícate con tus compañeros regularmente
  5. Crea un plan de auto-cuidado
  6. Conoce los factores desencadenantes del estrés y busca ayuda
  7. Sé amable contigo mismo

Se consciente del estigma

La traumatización secundaria es habitual entre los periodistas que cubren las tragedias, y el número de casos de estrés postraumático es más elevado entre los periodistas que entre la población general. Los altos niveles de estrés de manera persistente socavan la resiliencia y el desempeño laboral, lo que puede provocar una situación de agotamiento. No obstante, a nuestro alrededor persiste la estigmatización de la enfermedad mental. 

“[El periodismo] va por detrás de otras realidades profesionales cuando se trata de discutir sobre las enfermedades mentales”, manifestaba Philip Eil, un periodista de Providence, Rhode Island, que ha escrito ampliamente sobre periodismo y salud mental.

Para informar se necesita valentía, pero no bravuconería. Con demasiada frecuencia, los periodistas hacen como si pudieran incorporar la muerte y la destrucción en su quehacer diario. Esto ha creado una reticencia a abordar la salud mental y emocional en el sector.

“[El cuidar de uno mismo] tiene que ver con ser un buen periodista” : Philip Eil, periodista freelance y defensor de la salud mental

“Hay muchos aspectos que forman parte del propio periodismo que pueden causar ansiedad y depresión en una persona sana”, explicaba Eil, que ha experimentado por sí mismo la ansiedad, depresión y el agotamiento en su trabajo. “Y no pasa absolutamente nada.”

Eil quiere transmitir a los periodistas que los problemas de salud mental no son ilustrativos de la competencia profesional. “Deben saber que es muy probable que este trabajo les provoque algún efecto y no pasa nada”, manifestó Eil. “No se debe aceptar la tóxica y peligrosa estigmatización que todavía persiste en esta profesión y en toda la sociedad.”

Separa la vida personal de la profesional

En estos momentos tan difíciles, los expertos recomiendan que las personas con problemas de ansiedad se desconecten de las noticias. Esto podría parecer imposible para los periodistas, pero se puede trazar una línea entre la vida personal y la vida profesional. 

“Cuando estés con tus amigos o con tu familia, establece períodos de tiempo en los que no esté permitido tratar asuntos del trabajo, o en los que prohíbas mantener conversaciones sobre el virus”, declaró Rachel Blundy, editora sénior de AFP Fact Check, de Hong Kong. Los miembros de su equipo han estado en la primera línea verificando hechos en situaciones de misinformación sobre el coronavirus, pero ella no ha dejado de “discutir en todo momento” con ellos cómo evitar el agotamiento tras este tipo de coberturas.

“Deseo que todos sean capaces de desconectar cuando no están en el trabajo” – Rachel Blundy, editora sénior en AFP Fact Check

“Las noches y los fines de semana son realmente para nosotros”, explicaba a First Draft. “Nosotros ahora solo usamos Slack para tratar temas laborales, cuando antes estábamos usando WhatsApp. Esto ha contribuido a crear una línea más clara entre el tiempo que dedicamos al trabajo y el tiempo que dedicamos a la socialización. “Deseo que todos sean capaces de desconectar cuando no están en el trabajo”

Se deben limitar las consultas de contenido fuera de las horas de trabajo. Si tu trabajo te obliga a tener alertas de las noticias de última hora en tu móvil, elije como remitente un único medio de comunicación, no una docena de ellos.

Cancela tus suscripciones a boletines que utilizan asuntos alarmistas o que te llenan de ansiedad cuando llegan a tu bandeja de email.

Eil cree que desconectar del trabajo durante el tiempo dedicado a uno mismo “forma parte de las características del mejor periodista”.“Los periodistas desean disponer de una información actualizada, pero para poder estar en el podio de los periodistas, es necesario cuidar el cuerpo y la mente, porque si no se hace, todo se desploma”, le trasladó a First Draft. “Se trata de una inversión en ti mismo como periodista.”

Apégate a las direcciones oficiales

Las personas que sufren problemas previos de salud son especialmente vulnerables durante las situaciones de emergencia. Es posible que este interés mundial en el virus esté golpeando duramente a los reporteros que ya tenían propensión a la ansiedad, como hipocondría o miedo a la contaminación, trastorno obsesivo compulsivo (TOC) o estrés laboral.

Desde el lavado de manos a la desinfección de las superficies, pasando por la recomendación de no tocarse la cara, las directrices oficiales se parecen a los propios pensamientos obsesivo-compulsivos. Para protegernos del virus entre todos, es importante que nos ciñamos a las indicaciones que proceden de personas autorizadas, pero también es necesario que evitemos profundizar más allá de las prácticas recomendadas. 

Se deben conocer los hechos fundamentales sin cavilar sobre los síntomas o las precauciones, nos recomienda Eil. “Se trata de ser precavido y estar preparado, pero también de mantener la cordura.”

El Comité para la Protección de los Periodistas [Committee to Protect Journalists] tiene consejos para que los reporteros puedan protegerse del coronavirus cuando estén fuera reporteando que son muy recomendables.

Comunícate con tus compañeros regularmente

Con la creciente adopción de medidas de distanciamiento social cada vez en más países, las salas de redacción también están adoptando el teletrabajo en mayor medida. No obstante, esto significa que los periodistas, además de trabajar más que nunca en una historia que tiene un desarrollo muy acelerado, tienen más riesgo de sufrir aislamiento. 

“El aislamiento social es uno de los factores de riesgo para los trastornos psicológicos, y tanto la conexión social como el apoyo profesional son los elementos más importantes de la resiliencia”, explicaba Shapiro a First Draft, refiriéndose a investigaciones realizadas sobre periodistas que cubren situaciones traumáticas.

Uno de los mejores recursos de los que dispone el periodista en estos momentos es el apoyo de los compañeros, continúa Eil. “Para muchos de nosotros que tenemos amigos o cónyuges que no conocen el periodismo desde dentro y no comprenden las características específicas del estrés que soportamos, puede llegar a ser sumamente terapéutico hablar con nuestros compañeros que saben lo que hacemos.”

Hablad con vuestros compañeros cuando podáis y contadles si os sentís estresados. Intentad conversar sobre algún tema distinto, o preguntadle a los otros cómo se sienten. En el caso de los autónomos u otros periodistas que no tienen una red de apoyo, Eil nos ha dicho que estará encantado de poder abordar estos problemas con cualquier profesional que se ponga en contacto con él.

Crea un plan de auto-cuidado

Para proteger el bienestar mental en un momento tan duro como este, es indispensable contar con un plan de cuidado personal. El plan empieza con lo básico: dormir lo suficiente, desconectarse antes de ir para cama, comer adecuadamente y hacer ejercicio. 

Fuera del trabajo, se puede hacer lo que se pueda para entretenerse en otras cosas. Deja a un lado el teléfono, dedícate a alguna afición, lee un libro, mira la televisión, medita, escribe un diario, toma un baño o haz vida social, aunque sea a través de videollamadas.

“Independientemente de si tu especialidad periodística está siendo o no el coronavirus… todos los periodistas necesitan un plan de cuidado personal para atravesar este período”, explicaba Shapiro, del Dart Center. “Si queremos hacer un buen trabajo, debemos tener nuestra necesidades de cuidado personal cubiertas.”

Debemos priorizar nuestro cuidado personal, añadió Eil. “Los periodistas por lo general luchan contra la falta de tiempo, pero deben adoptar medidas activas para el cuidado personal e incluirlas en la lista de tareas pendientes como partes no negociables del calendario.”

Aunque es difícil evitar el tema de conversación preponderante en estos momentos, se debe evitar dedicar demasiado tiempo a conversar sobre la crisis con la familia y los amigos, si es posible. Silencia los grupos de WhatsApp si estás sufriendo ansiedad.

“Todos los periodistas necesitan un plan de cuidado personal para poder atravesar este período” : Bruce Shapiro, director ejecutivo de Dart Center for Journalism and Trauma

En el trabajo, Shapiro recomienda descomponer las historias paso a paso cuando se informa sobre los problemas para evitar el sentimiento de impotencia. Blundy también propone a los periodistas crear interrupciones durante el día para leer sobre otras cosas. “En Hong Kong, hacemos pausas regularmente e intentamos limitar las horas extra”. Disponer de una hora entera para comer y hacer alguna cosa que no esté relacionada con el trabajo es recomendable.

Aunque es más difícil para los periodistas, se recomienda reducir el tiempo dedicado a Twitter. “Puede ser contraproducente y os hará sentir que estáis constantemente trabajando, incluso cuando no deberíais”, dijo Blundy.

Un último consejo es establecer un marcador indicativo de que la jornada laboral ha terminado: mojar la cara con agua, tocar un instrumento, salir a andar o correr, escribir un resumen del día, cualquier cosa que nos permita desconectarnos mentalmente. “Necesitamos límites claros que nos indiquen que el tiempo de trabajo ha terminado”, manifestó Shapiro.

Conoce los factores desencadenantes del estrés y busca ayuda

“Es necesario que todos los periodistas reflexionen sobre sus propias causas y signos de estrés”, dijo Shapiro. Piensa o escribe sobre los hábitos que adoptas cuando estás estresado y ansioso, de manera que en el momento en el que sientas perder el control puedas revisar tu plan de cuidado personal, hablar con alguien cercano o buscar ayuda profesional. 

“Para las personas que sufren enfermedades previas como el trastorno obsesivo compulsivo, ansiedad, trastorno bipolar, etc., puede ser necesario crear medidas de protección y fuentes de apoyo complementarias para protegerse”, añadió Shapiro. “Si te has beneficiado de la terapia psicológica, ahora es un buen momento para hablar con alguien.”

Dado que es probable que la pandemia del coronavirus se alargue durante meses, Eil recomienda también la terapia psicológica. “Al estar tan estigmatizado, la gente cree que la terapia es para gente que está enferma mentalmente o para gente débil. Pero se trata de ser el mejor periodista y la mejor persona que puedas ser.” Y añadió: “Los periodistas son como los atletas de alta competición. Ser periodista sin la ayuda de un psicólogo es como ser un deportista profesional en un equipo sin entrenador.”

En muchos lugares de trabajo, se proporcionan servicios de asesoramiento para los empleados; no obstante, si no dispones de esta opción, puedes preguntarle a tu médico de familia o ver qué ayuda en línea hay disponible en tu ámbito local. 

Sé amable contigo mismo

Finalmente, es importante mencionar que estamos viviendo momentos sin precedentes y que las reglas de oro y las normas de siempre no son siempre aplicables. Por lo tanto, sé amable contigo mismo y realista acerca de lo que puedes hacer. 

“Los periodistas suelen ser perfeccionistas, ambiciosos y adictos al trabajo”, declaró Eil. “Pero es importante que se traten a sí mismos con compasión. En estos momentos atemorizantes y extraordinariamente estresantes, es legítimo sentir miedo, es legítimo sentirse estresado; se trata de reacciones totalmente normales frente a una verdadera crisis sin precedentes. Sé un poco menos exigente contigo mismo, pues se trata de tiempos verdaderamente duros.”

Por tanto, es evidente que los periodistas deben cuidar su salud mental para poder informar sobre la crisis del coronavirus. Los periodistas tendrán más posibilidades de proteger su bienestar emocional y concentrarse en proporcionarle al público la información que necesita en estos momentos si siguen las indicaciones anteriores.

AnchorConclusión

Mientras trabajamos juntos para abordar el desorden informativo que circula en torno al coronavirus, no hay duda de que va a ser mñas difícil que nunca desentrañar los hechos de la información engañosa o incorrecta. Esperamos que esta guía te haya ayudado a entender mejor la infodemia, y te haya proporcionado algunas herramientas y técnicas para verificar y monitorear la información en línea.

También esperamos que a partir de ahora estés en mejores condiciones para cuidarte y proteger tu propio bienestar emocional y mental en estos momentos sin precedentes. Finalmente, en nuestra condición de reporteros, investigadores y periodistas, esperamos que este curso te ayude a proporcionarle una información fiable a tus audiencia, en el momento en el que más lo necesitan.

No dejes de visitar firstdraftnews.org para obtener más información y conocer las últimas novedades. En particular, nuestra sección Recursos para reporteros, que se actualiza periódicamente con nuevas herramientas, guías, consejos, preguntas frecuentes, seminarios web y otros materiales que te ayudarán a emitir juicios fundamentados y a proporcionar una cobertura creíble durante la pandemia de la COVID-19.

Si no te has apuntado ya, te animamos a permanecer en contacto con nosotros a través de nuestro boletín diario y semanal y a través de Twitter, Instagram y Facebook.

Glosario

Lista de términos en evolución sobre la desinformación

Un error que cometemos a menudo es publicar noticias y buscar comprensión sobre la realidad en Facebook y Twitter, pues nos resulta fácil. Con este glosario, nos gustaría mostrar las complejidades de estos espacios, especialmente en un contexto mundial. 

El glosario incluye 62 términos. Para buscar las palabras a través del contenido o desplazarte hacia abajo, puedes utilizar el comando CMD + F (Control+Encontrar). 

 

4chan

Es un tablón de mensajes anónimo creado en el 2003 por Christopher Poole (conocido también en línea como “moot”) inspirado en los foros y tablones de imágenes japoneses. Esta plataforma de debate encadenado no ha parado de incluir desde entonces distintos temas aleatorios; algunos inocuos, pero otros de tipo pornográfico, racista, sexista o relacionados con la masculinidad tóxica y la coordinación de campañas de desinformación. A 4chan se le atribuye haber estimulado el interés por los memes y su divulgación, y la plataforma se considera a sí misma el paladín de la libertad de expresión y la información anónima. Poole empezó a trabajar para Google en 2016. En esta charla de TED de 2010 explica la fundación de la plataforma y por qué se trata de un espacio importante para la libertad de expresión. 

Amplificación

La amplificación se produce cuando se comparte un gran número de contenidos en las redes sociales o cuando los medios de comunicación convencionales le prestan atención u oxigenan un rumor o una conspiración marginales. La amplificación de los contenidos se puede producir naturalmente, o puede ser el resultado de los esfuerzos coordinados de comunidades motivadas, de bots o de anuncios comerciales o “impulsos” [boosts] en las plataformas sociales. Rory Smith y Carlotta Dotto de First Draft han redactado un artículo explicando  la ciencia y la terminología de los bots. 

Amplificación y motores de búsqueda

Algunas veces se trata del objetivo de determinados agentes maliciosos que desean crear y distribuir campañas conspirativas en línea. Buscan jugar inadvertidamente con los motores de búsqueda incluyendo palabras y frases extraídas de ciertos tablones de mensajes e intentan crear y desencadenar tendencias, proporcionando la máxima exposición a movimientos e ideologías marginales y generalmente tóxicas. Se recomienda consultar la sección de consejos para la comunicación del informe de Data & Society’s: “The Oxygen of Amplification”. La lectura del informe íntegro es imprescindible para todas aquellas personas que trabajen como periodistas.

Algoritmo

En las plataformas sociales y de búsqueda, los algoritmos proporcionan un mecanismo de clasificación y filtrado del contenido que los usuarios ven en una “lista de noticias” o en una página de resultados de búsqueda. Los algoritmos se ajustan constantemente para incrementar el tiempo que un usuario pasa en una plataforma. El funcionamiento de los algoritmos es uno de los componentes más herméticos de las plataformas sociales y las plataformas de búsqueda; hasta el momento, no ha existido la transparencia para los investigadores, la prensa o el público en general. Los mercados digitales son expertos en cambiar algoritmos y utilizan algunas tácticas como vídeos, “publicaciones oscuras”, píxeles de seguimiento, etc., que también se adaptan bien a las campañas de desinformación y los agentes maliciosos.

Tablones de mensajes anónimos

Se trata de plataformas de debate que no exigen a quienes publican contenido revelar su nombre real en un identificador o nombre de usuario, como Reddit, 4chan, 8chan, y Discord. El anonimato favorece las discusiones honestas, pero estas también pueden adquirir una toxicidad que a menudo no tienen ninguna repercusión para la persona que publica bajo el anonimato. Recomendación para el reportaje: igual que con 4chan, si decides incluir capturas de pantalla, citas y enlaces a la plataforma, debes saber que los reportajes que incluyan este tipo de información tienen el potencial de alimentar la captación de miembros a la plataforma y de amplificar campañas que están diseñadas para atacar a los reporteros y a las agencias de noticias, y para causar daño y confusión, además de crear involuntariamente términos de búsqueda o promover la búsqueda de contenido problemático.

Analíticas (llamadas algunas veces “métricas”)

Son números que se acumulan en cada publicación e identificador social, y que algunas veces se utilizan para analizar el “alcance” o en qué medida otras personas pueden haber visto o haber interactuado con una publicación. 

API

La interfaz de programación de aplicaciones o API (por sus siglas en inglés) permite intercambiar los datos de una herramienta o aplicación web con otra herramienta o aplicación web, o recibir datos entre ellas. Muchas de las personas que trabajan para examinar las fuentes de la información contaminada y su difusión dependen del acceso a las plataformas sociales API, pero no todas han sido creadas de la misma manera y el alcance de los datos disponibles públicamente varía. La API de Twitter, abierta y fácil de usar, ha permitido que se realicen más investigaciones en su red, por lo que es más probable que se puedan consultar más investigaciones realizadas sobre Twitter que sobre Facebook. 

Inteligencia artificial (“IA”)

Designa aquellos programas de ordenador que están “entrenados” para resolver problemas. Estos programas “aprenden” de los datos que se someten a su tratamiento, adaptando métodos y respuestas que minimizan la precisión. A medida que crece el alcance y la sofisticación de la desinformación, algunas personas están considerando la IA como una forma efectiva de detectar y modelar eficazmente los contenidos, como la organización brasileña de verificación de hechos Aos Fatos’s chatbot Fátima, que responde por medio de Facebook Messenger preguntas de los ciudadanos sobre hechos que deseen verificar. La IA también puede contribuir al problema de los materiales “ultrafalsos” y favorecer las campañas de desinformación personalizándolas y orientándolas con mucha más eficacia.² Recomendación para el reportaje: WITNESS ha liderado el camino para la comprensión y preparación necesarias para hacer frente a los “medios de comunicación personalizados” y los materiales “ultrafalsos”. Se recomienda consultar también el informe de Sam Gregory de WITNESS y de First Draft: “Mal-uses of AI-generated Synthetic Media and Deepfakes: Pragmatic Solutions Discovery Convening.”

Automatización

Es el proceso de diseño de una “máquina” para que realice una tarea con poca o ninguna supervisión humana. La automatización se encarga de tareas que al ser humano le llevarían mucho tiempo y las convierte en tareas que se finalizan con más rapidez. Por ejemplo, es posible automatizar la operación necesaria para enviar un tweet, de manera que el ser humano no tenga que hacer clic activamente para “publicarlo”. Los procesos de automatización son la columna vertebral de las técnicas utilizadas para fabricar eficazmente la amplificación de la desinformación. Rory Smith y Carlotta Dotto de First Draft han redactado un elucidario sobre la ciencia y la terminología de los bots. 

Consultas booleanas

Designa una combinación de operadores de búsqueda como “AND”, “OR” y “-” que filtran los resultados de la búsqueda en un motor de búsqueda, un sitio web o una plataforma social. Las consultas booleanas para seguir la evolución de los temas diariamente y las noticias de última hora. 

Bots

Son cuentas en las redes sociales operadas completamente por programas de ordenador y diseñadas para crear publicaciones o interactuar con el contenido de una plataforma en particular. En las campañas de desinformación, los bots pueden utilizarse para llamar la atención sobre narrativas engañosas, para secuestrar las listas de tendencias de las plataformas y para crear la ilusión de que existe un debate y apoyo públicos. Los investigadores y tecnólogos adoptan diferentes aproximaciones para identificar los bots, utilizando algoritmos o reglas más sencillas basadas en un número de publicaciones por día. Rory Smith y Carlotta Dotto de First Draft han redactado un elucidario sobre la ciencia y la terminología de los bots. 

Botnet

Es una colección de robots o red de robots que actúa de forma coordinada y normalmente está accionada por una persona o grupo. Las redes comerciales de bots pueden incluir hasta decenas de miles de bots.

 Comentarios

Son comentarios que se añaden a una publicación en una red social y que quedan incluidos en las cifras de “participación” de las analíticas. Recomendación para el reportaje: cuando examines temas polarizados relacionados con tu especialidad periodística, encontrarás a menudo en los comentarios gente a la que seguir o terminología que podría orientar tus consultas booleanas y otras búsquedas en línea.

 Teorías conspirativas

 La BBC enumera tres ingredientes que explican el origen y la formación de una teoría de la conspiración:

  1. El conspirador: grupos como las “grandes corporaciones farmacéuticas”, los masones, Skull and Bones o algún grupo religioso. Se define un enemigo y se asume que el enemigo siempre será turbio y hermético.
  2. El plan malvado: aunque destruyas al conspirador, el plan seguirá adelante con el objetivo de dominar el mundo.
  3. La manipulación en masa: las estrategias y el poder que tienen los conspiradores para mantener oculto su siniestro plan o identidad.

Con el coronavirus, estamos asistiendo a conspiraciones vinculadas al origen del virus, por ejemplo, la conspiración de que se trata de una arma biológica creada por los chinos o que el virus ha sido creado en un laboratorio por Bill Gates.

 Cíborg

Una combinación de tácticas artificiales y humanas, que conllevan generalmente algún tipo de automatización para amplificar actividades en línea. Recomendación para el reportaje: se trata de un nuevo método de los agentes maliciosos para mostrar ante el público una apariencia auténtica desde cuentas de las redes sociales. Es importante que distingas en tus reportajes si te parece que esa actividad en línea procede de un cíborg, un muñeco de trapo [sock puppet], un bot o un ser humano. No todas las cuentas prolíficas son bots, pero la combinación de un bot con un cíborg no parece fiable y podría generar dudas y críticas sobre tus reportajes.

 Anuncios oscuros

Son anuncios que solo son visibles para el editor y su público objetivo. Por ejemplo, Facebook permite a los anunciantes crear publicaciones dirigidas a determinados usuarios según su perfil demográfico, sus gustos en otras páginas y sus intereses registrados, pero que no son visibles para todo el mundo. Este tipo de anuncios orientados tienen un coste y se consideran, por lo tanto, una forma de publicidad. Dado que estas publicaciones solo son visibles para un segmento de la audiencia, son difíciles de vigilar o someter a seguimiento.

 Material ultrafalso

Son medios fabricados con inteligencia artificial. Sintetizando diferentes elementos de los archivos de vídeo o audio, la IA hace posible métodos relativamente sencillos para crear ‘nuevos’ contenidos, en los que parece que las personas dicen palabras y realizan acciones que no se basan en la realidad. Aunque todavía se encuentra en sus inicios, es probable que veamos cada vez más ejemplos del uso de este tipo de medios de comunicación personalizados en campañas de desinformación, a medida que estas técnicas se hagan más sofisticadas. Recomendación para el reportaje: WITNESS ha liderado el camino de la comprensión y la preparación necesarias para hacer frente a las situaciones creadas por los “medios de comunicación personalizados” y al material “ultrafalso”. Se recomienda consultar también el informe de Sam Gregory de WITNESS y de First Draft: “Mal-uses of AI-generated Synthetic Media and Deepfakes: Pragmatic Solutions Discovery Convening.”

 Banear

Eliminar una cuenta de una plataforma como Twitter, Facebook, YouTube, etc. El objetivo es eliminar a una persona de una plataforma social para reducir el alcance de sus publicaciones. Casey Newton ha escrito que ya disponemos de “pruebas de que forzar a las personas ampliamente criticadas en línea [hate figures] a recolocar constantemente sus páginas web es una forma eficaz de reducir el alcance de sus publicaciones a lo largo del tiempo.” 

 Discord

Se trata de una aplicación que nació en 2015 y fue diseñada principalmente para la comunidad de jugadores en línea a través de conversaciones alojadas en “servidores”. Recomendación para el reportaje: muchos servidores solicitan permiso para acceder y preguntan una serie de preguntas antes de permitir a los miembros entrar en la comunidad. En tu condición de periodista, tendrás que determinar si responder a determinadas preguntas te hace sentir cómodo: ¿responderás con la verdad y te arriesgarás a que no te dejen entrar?; o, peor aún, ¿te arriesgarías a que utilicen posteriormente tu información para intimidarte [doxing]? O, por último, ¿contestarías con respuestas vagas de manera que no te representen como persona real? Es necesario que en las salas de redacción se establezca también qué está permitido y qué no está permitido cuando los reporteros incluyen información que ha sido publicada por personas anónimas en línea: ¿se utilizará la información como contexto general solamente, se creará un vínculo directo a esta información, se nombrarán los identificadores…? Recuerda que estos espacios pueden ser extremadamente tóxicos y se sabe que alguna gente ha sido amenazada y acosada en la vida real.

 Descubrimiento

Métodos utilizados mediante una combinación de herramientas y cadenas de búsquedas para encontrar contenidos problemáticos en línea que puedan orientar e incluso controlar la información. 

 Campaña de desinformación

Se trata de un esfuerzo combinado de un solo agente o grupo de agentes, organizaciones o gobiernos para fomentar el odio, la ira y las dudas en los ciudadanos, sistemas o instituciones. Los agentes maliciosos suelen utilizar las plataformas y las técnicas de comercialización conocidas diseñadas para favorecer la difusión de información tóxica y confusa, particularmente en torno a acontecimientos muy relevantes, como las elecciones democráticas. El objetivo fundamental es trabajar la mensajería en los principales medios de comunicación. 

Cuenta inactiva

Se trata de una cuenta en una red social que no ha publicado contenido ni interactuado con otras cuentas durante un período de tiempo prolongado. En el contexto de la desinformación, esta descripción se usa para denominar las cuentas que pueden ser accionadas por humanos o bots y que permanecen inactivas hasta que son ‘programadas’ o instruidas para ejecutar otra tarea.¹ Algunas veces las cuentas inactivas son secuestradas por agentes maliciosos y programadas para enviar mensajes coordinados.

 Doxing o doxxing

Es el acto de publicar información privada o información identificadora de otra persona en línea sin su permiso. Esta información puede incluir el nombre y los apellidos, direcciones, números de teléfono, fotos y más.¹¹ El doxing es un ejemplo de malinformación, pues se trata de una información real que se comparte públicamente para causar un daño.

 Desinformación

Designa la información falsa que se crea o difunde deliberadamente con el propósito expreso de causar daño. Los creadores de la desinformación suelen tener motivaciones políticas, financieras, psicológicas o sociales.¹²

 Cifrado

Es el proceso de codificación de los datos para que solo puedan ser interpretados por los destinatarios previstos. Muchos servicios de mensajería populares como Signal, Telegram y WhatsApp codifican los textos, las fotos y los vídeos que se envían entre los usuarios. El cifrado impide a los gobiernos y otras personas interesadas leer el contenido de los mensajes interceptados. El cifrado también impide a los periodistas y a los investigadores hacer un seguimiento de la misinformación y la desinformación que se comparte en la plataforma. A medida que aumenta la expulsión de agentes maliciosos de las plataformas y que los mensajes se vuelven más volátiles y coordinados, sus conversaciones se llevarán a cabo con mayor frecuencia en aplicaciones de mensajería cerradas sin acceso para los organismos encargados de hacer cumplir las leyes, el público en general, los investigadores o los periodistas que intentan conocer las motivaciones y la mensajería de estos grupos.

 Interacción

Se trata de la cantidad “me gusta”, comentarios y operaciones que aparecen públicamente en plataformas como Facebook o Twitter. Las empresas dedicadas a la mercadotecnia utilizan servicios como Parse.ly, CrowdTangle, NewsWhip, etc., para medir el interés en las marcas. Las salas de redacción empezaron a usar estas herramientas para comprender los intereses de la audiencia y las tendencias de opinión, y, ahora, algunos periodistas utilizan estas mismas herramientas para localizar puntos de inflexión en la mensajería tóxica y en la intervención de agentes maliciosos para poder informar sobre un tema o desarrollar una historia. Se recomienda la lectura también de: Trumpet of Amplification de Claire Wardle para reflexionar sobre los “puntos de inflexión”; el punto de inflexión es el momento en el que una cantidad suficiente gente ha visto un tema o término, de manera que informar sobre él facilita su comprensión entre el público en general, en lugar de acelerar el desarrollo del tema o término informando sobre ellos demasiado pronto.

 Búsqueda de gráficos de Facebook

Es una función que estuvo activa en Facebook durante seis meses desde 2014 hasta junio de 2019 que permitía a los usuarios y a los investigadores en línea buscar a otras personas en la plataforma y filtrar las búsquedas siguiendo determinados criterios como los registros de entrada, las inclusiones en fotos, los gustos en las publicaciones, etc. Posteriormente, se crearon otras herramientas sobre la tecnología, y han dejado a los investigadores en la estacada. Se produjo un debate ético que comenzó cuando algunos investigadores del campo de los derechos humanos sacaron a colación que esta tecnología invadía la privacidad, lo que provocó mucha confusión entre periodistas e investigadores sobre cómo tratar esta información. Se produjo una protesta similar entre periodistas y la comunidad OSINT cuando se cerró Panoramio, propiedad de Google, en el 2017.

 Transparencia de los anuncios de Facebook

El esfuerzo de Facebook por lograr una mayor transparencia sobre qué anuncios circulan en la plataforma y quién los recibe. En estos momentos, es posible buscar en su base de datos publicitarios de todo el mundo anuncios sobre asuntos sociales, elecciones o políticas. La base de datos puede ser útil para hacer un seguimiento de cómo usan Facebook los candidatos, partidos y partidarios para dirigir información hacia objetivos microconcentrados y probar estrategias de mensajería.

 Seguidores falsos

 Se trata de cuentas anónimas en redes sociales o cuentas impostoras creadas para dar una imagen falsa de popularidad en otras cuentas. Los seguidores de las redes sociales pueden pagar para tener seguidores falsos, así como para obtener “me gusta”, opiniones y acciones falsos para aparentar una audiencia más elevada. Por ejemplo, un servicio proporcionado en inglés le ofrece a los usuarios de YouTube un millón de vistas de “gran calidad” y 50 000 “me gusta” por 3 150 $.¹ El número de seguidores puede crear un caché para un perfil o causar la impresión de que se trata de una cuenta real.

Desorden informativo

Una expresión creada por Claire Wardle y Hossein Derakshan para poner en contexto los tres tipos de contenido problemático en línea: 

  • La misinformación es un tipo de información falsa que se comparte sin la finalidad de causar daño. 
  • La desinformación es un tipo de información falsa que se comparte para causar daño con conocimiento. 
  • La malinformación es un tipo de información real que se comparte para causar daño, y, a menudo, difunde información privada en la esfera pública.

 LinkedIn

Es una de las pocas plataformas de los EE. UU. permitidas en China. LinkedIn puede ser un buen punto de partida para seguir la huella digital de una fuente en línea. Bellingcat ha publicado una valiosa hoja de consejos con información sobre cómo aprovechar al máximo esta plataforma.

Malinformación

Es información real que se comparte para causar un daño. Incluye información privada o que tiene carácter revelador y se difunde para perjudicar a una persona o dañar su reputación.

Amplificación fabricada

La amplificación fabricada se produce cuando se potencia el alcance o la difusión de la información con medios artificiales. Se trata, por ejemplo, de la manipulación humana y automatizada de los resultados de los motores de búsqueda y de las listas de tendencias, o de la promoción de ciertos enlaces o etiquetas en los medios de comunicación social.¹ Existen listas de precios en línea para amplificar la información de muchas maneras, para generar votos y firmas falsas en las encuestas o peticiones en línea o para bajar la clasificación de contenidos específicos de los resultados de los motores de búsqueda.¹

Memes 

Es un término acuñado por el biólogo Richard Dawkins en 1976. Se trata de una idea o comportamiento que se propaga muy rápidamente de persona a persona en el marco de una cultura y que se va transformando con el tiempo.¹ El término ahora se utiliza con mayor frecuencia para describir las fotos con subtítulos o GIF, incubadas en 4chan, y que ahora se han difundido en línea.  Recuerda: los memes son poderosos vehículos de desinformación que a menudo reciben más interacción que artículos de noticias sobre el mismo tema en los medios de comunicación convencionales.

Microfocalización

Es la capacidad de identificar un segmento muy reducido de la población, en este caso, en una plataforma social, y enviar mensajes dirigidos específicamente a ese grupo. Uno de los mayores problemas identificados en la información intercambiada en línea durante un período previo a las elecciones presidenciales de los Estados Unidos en 2016 fue la capacidad de los agentes de desinformación y las campañas políticas para colocar temas relevantes en las noticias de los usuarios de Facebook. Desde entonces, Facebook ha eliminado algunas de las selecciones de categorías de las áreas de campañas publicitarias del sitio web, como “política”. Información adicional sobre microconcentración de público objetivo y “microconcentración psicográfica” 

Misinformación

Información que es falsa, pero que no tiene la finalidad de causar daño. Por ejemplo, en el caso de información compartida por individuos que no saben que es falsa pero que la propagan en las redes sociales pensando que puede ser útil.²

Normie

Forma parte de la jerga en línea y designa a las personas que consumen las noticias principales, las plataformas en línea y siguen la opinión de la mayoría. No es un cumplido.

OSINT

Se trata de un acrónimo que significa inteligencia de código abierto. Los agentes de los servicios de inteligencia, los investigadores y los periodistas investigan y analizan la información disponible públicamente para confirmar o refutar afirmaciones realizadas por los gobiernos y verificar la localización y el momento del día en que se produce la información a partir de fotografías y vídeos, entre muchas otras operaciones. Las comunidades en línea de la OSINT son increíblemente útiles cuando se trata de explorar y explicar nuevas herramientas, o cómo se ha llegado a una conclusión sobre una investigación, y, a menudo, solicitan ayuda para el trabajo de verificación de la información, como hizo Bellingcat para encontrar el paradero de un criminal buscado en los Países Bajos en marzo de 2019. Sesenta personas ayudaron con esta investigación en Twitter en el transcurso de un día.

Reddit

Se trata de un tablón de mensajes de discusión encadenada que inicia su funcionamiento en 2005 y en el que es necesario registrarse para participar. Reddit es el quinto sitio más popular de los Estados Unidos, con 330 millones de usuarios registrados llamados “redditors,” que publican contenido en reddits secundarios. El reddit secundario “the_Donald” fue uno de los más activos y mordaces durante el ciclo de elecciones de 2016 en los Estados Unidos.

Sátira

Es una forma de escritura que utiliza recursos literarios como el ridículo y la ironía para criticar elementos de la sociedad. La sátira puede convertirse en desinformación si las audiencias malinterpretan el contenido como hechos.²² Existe una tendencia conocida por parte de los agentes maliciosos que etiquetan el contenido como sátira para evitar que sea marcado por los verificadores de hechos. Algunas personas, cuando son descubiertas, se aferran a la etiqueta de la sátira, como hizo un profesor de Florida al que se atribuye un podcast racista.

Scraping

Es el proceso de extracción de datos de un sitio web sin el uso de una API. Lo utilizan con frecuencia los investigadores y los periodistas informáticos para vigilar la misinformación y la desinformación en diferentes plataformas y foros sociales. Por lo general, el scraping infringe las condiciones de servicio de los sitios web (p. ej., las reglas de uso de la plataforma que firman sus usuarios para poder usar el sitio). No obstante, los investigadores y los periodistas justifican a menudo el scraping cuando no disponen de más opciones a la hora de investigar y estudiar el impacto de los algoritmos. Recomendación para el reportaje: es necesario establecer en las salas de redacción qué es lo que está permitido y qué es lo que no está permitido cuando la información infringe las normas del sitio web en el que se ha encontrado y descargado la información.

Muñeco de trapo [sock puppet]

Es una cuenta en línea que utiliza una identidad falsa diseñada específicamente para engañar. Los muñecos de trapo se utilizan en plataformas sociales para inflar los números de los seguidores de otras cuentas y difundir o amplificar información falsa entre el público a gran escala.²³ Se considera un sinónimo del término “bot”; no obstante, no todos los muñecos de trapo son bots. El diario The Guardian explica que un sock puppet es una persona ficticia creada para reforzar un punto de vista y un troll una persona que disfruta sin ocultar su identidad.

Falsificaciones superficiales

Se trata de manipulaciones de baja calidad que modifican la forma de reproducción de un vídeo. La sensibilización sobre las falsificaciones superficiales aumentó en abril y mayo de 2019 cuando un vídeo que circulaba en línea de la presidenta de la Cámara de Representantes de los EE. UU, Nancy Pelosi, fue ralentizado para crear la ilusión de que estaba borracha mientras daba un discurso durante una actividad reciente. La manipulación de las falsificaciones superficiales resulta más preocupante en la actualidad que el material ultrafalso, ya que se dispone de herramientas gratuitas para alterar sutilmente los vídeos y se crean rápidamente. Recomendaciones para el reportaje: se debe solicitar la ayuda de un forense cuando un vídeo se ponga de moda y la persona que aparece en este parezca estar fuera de lugar.

Shitposting

Es el acto de lazar grandes cantidades de contenido en un espacio, la mayoría irónico y de baja calidad, con el propósito de provocar una reacción emocional en los espectadores con menos conocimientos sobre Internet. El objetivo fundamental es descarrilar la discusión productiva y distraer a los lectores.

Spam

Es un tipo de comunicación en línea espontánea e impersonal, que se utiliza generalmente para promover, anunciar o estafar a la audiencia. Hoy en día, el spam se distribuye principalmente mediante el correo electrónico, y los algoritmos detectan, filtran o bloquean el spam en los buzones de entrada de los usuarios. Otras tecnologías similares a las que se han puesto en marcha para frenar el spam podrían utilizarse potencialmente en el contexto del desorden informativo, o, al menos, nos podrían ofrecer algunas lecciones de las que aprender.

Snapchat

Esta aplicación multimedia solo para móviles empezó a funcionar en el 2011. Las funciones más populares de Snapchat han sido sus historias, filtros, lentes y pegatinas, que han sido imitadas por Facebook e Instagram posteriormente. La aplicación tiene 203 millones de usuarios activos diariamente y se estima que el 90 por ciento de los menores con edades comprendidas entre los 13 y los 24 años y el 75 por ciento de las personas con edades comprendidas entre los 13 y los 34 años utilizan la plataforma en los EE. UU. La finalidad de las instantáneas es su desaparición, lo que ha popularizado la plataforma, aunque son posibles las capturas de pantalla. En 2017, Snapchat presentó Snapmaps; no obstante, en este caso, no se puede contactar al propietario de las imágenes, pues no está permitido hacer clic sobre la información del usuario. Algunas veces se puede encontrar el nombre del usuario o una convención de nombres similar en otras plataformas. También es difícil buscar por etiqueta a menos que se esté usando una herramienta de encuentros sociales como NewsWhip’s Spike. Recomendación para el reportaje: los snapmaps pueden ser muy útiles para confirmar las actividades de un evento de última hora, pero no necesariamente para utilizar la información en un reportaje para publicar. 

Medios de comunicación personalizados

Se trata de un término general que designa la producción, manipulación y modificación artificial de datos y medios de comunicación usando medios automatizados, en particular, mediante el uso de algoritmos de inteligencia artificial, por ejemplo, con la finalidad de engañar o de modificar un significado original.

Condiciones de servicio 

Son las normas establecidas por las empresas de cualquier naturaleza para indicar lo que se permite y no se permite en sus servicios. Las plataformas como Facebook y Twitter disponen de unas condiciones de servicio extensas y en constante cambio, que han sido criticadas por reprender a los usuarios de manera desigual cuando se infringen estas normas. Recomendación para el reportaje: es necesario que las salas de redacción establezcan qué es lo que se acepta y qué es lo que no se acepta cuando la información proceda de plataformas que infringen sus normas. 

TikTok

Se trata del rediseño de la marca Music.ly lanzado por la empresa china ByteDance en el 2017, una plataforma de vídeo para aplicaciones móviles. La revista Wired informó en 2019 que TikTok alimentaba la epidemia de discursos de odio contra la India. Casey Newton ha realizado una excelente síntesis de todo lo que está en juego y de cómo Facebook entiende el crecimiento de popularidad de la aplicación como un “mercado abarrotado” para hacer un llamamiento a los legisladores con la finalidad de evitar la regulación en materia de competencia. 

Trols 

Es un término que se utiliza para designar a cualquier persona que acose o insulte a otras personas en línea. Aunque también se ha utilizado para designar las cuentas activadas por seres humanos que realizan actividades de tipo bot, muchos trols prefieren ser identificados y a menudo utilizan su nombre real.

Trolear

Es el acto de publicar contenido ofensivo o incendiario deliberadamente en una comunidad en línea con la intención de provocar a los lectores o interrumpir la conversación. 

Granja de trols

Es un grupo de individuos que participan en una acción de troleo o en la promoción de narrativas de tipo bot de forma coordinada. Una prominente granja de trols era la Agencia de Investigación de Internet con sede en Rusia que difundió contenido inflamatorio en línea en un intento por interferir en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos.

Autenticación de doble factor (2FA) 

Se trata de una segunda modalidad de identificación en una aplicación o para la entrada en un sitio web, y una forma más segura de acceder a los inicios de sesión. Suele estar vinculada al número de teléfono móvil, donde se recibe un SMS con un código de seguridad que se debe introducir en el momento en el que se le conceda el acceso al sitio. Este paso puede ser molesto, pero ser pirateado debido a un protocolo débil lo es más aún. Recomendación para el reportaje: protege tus fuentes y protégete a ti mismo estableciendo una autenticación de doble factor en todas las aplicaciones y sitios web (especialmente gestores de contraseñas y sitios relacionados con asuntos financieros) que ofrecen el servicio. Asimismo, se recomienda utilizar un gestor de contraseñas gratuito como LastPass, contraseñas extensas de 16 caracteres o más, una VPN y la navegación de incógnito cuando se consulte información tóxica en línea a través de (Chrome, Firefox).

Verificación

Es el proceso de determinación de la autenticidad de la información publicada en línea por fuentes que no son oficiales.² Surgió como un nuevo conjunto de aptitudes para periodistas y activistas de derechos humanos a finales del 2000, sobre todo en respuesta a la necesidad de verificar las imágenes visuales difundidas durante la Primavera Árabe. La verificación de los hechos remite únicamente a los registros oficiales, no al contenido de carácter no oficial o generado por el usuario, aunque la verificación de los hechos y la verificación a menudo se solapan y es probable que se fusionen.

Viber

Creada en 2010 por la empresa japonesa Rakuten Inc., Viber es una aplicación de mensajes parecida a WhatsApp que está vinculada al número de teléfono y también proporciona acceso al escritorio. La aplicación añadió cifrado de extremo a extremo en las conversaciones individuales y de grupo entre los participantes tuvieran la versión 6.0 o superior; para que el cifrado funcione, se espera que todos hayan actualizado la aplicación. Viber tiene 250 millones de usuarios en todo el mundo, en comparación con los 1600 millones de usuarios de Whatsapp, y es más popular en Europa del Este, Rusia, Oriente Medio y algunos mercados de Asia.

VPN o redes privadas virtuales

Se utilizan para cifrar los datos de un usuario y ocultar su identidad y ubicación. Las VPN dificultan a las plataformas saber dónde localizar a las personas que promuevan la desinformación o que compran anuncios. También es apropiado el uso VPN cuando se investigan espacios en línea en los que se producen campañas de desinformación.

WeChat 

Creada en 2011 como una aplicación de mensajería similar a WhatsApp para la comunicación cerrada entre amigos y familiares en China, la aplicación se utiliza ahora para la interactuación entre amigos en Momentos (una función parecida al muro de Facebook), para leer artículos enviados desde WeChat Public Accounts (cuentas públicas, personales o comerciales que publican historias), llamar a taxis, reservar entradas de cine y pagar facturas con un simple clic. Se ha informado también que la aplicación, que tiene mil millones de usuarios es una  operación de vigilancia masiva del gobierno chino. Recomendación para el reportaje: WeChat es popular entre los emigrantes chinos de todo el mundo, por tanto, si tu especialidad periodística incluye la emigración, es importante saber cómo funciona y cómo se intercambia la información en esta.

Problema de cuña

Se trata de temas controvertidos que le preocupan a la gente y que tienen mucha carga emocional. La desinformación está diseñada para desencadenar una respuesta emocional fuerte que logre que la gente comparta los contenidos, ya sea por indignación, miedo, humor, disgusto, amor o cualquier otro sentimiento del espectro de emociones humanas. La gran volatilidad emocional de estos temas los convierte en objetivo para los agentes maliciosos, que los utilizan para conseguir que la gente comparta información de manera impulsiva. Entre estos temas, podemos mencionar, por ejemplo, la política, el medio ambiente, los refugiados, la inmigración, la corrupción, las vacunas, los derechos de la mujer, etc. 

WhatsApp

Con unos 1600 millones de usuarios activos mensuales, WhatsApp es la aplicación de mensajería más popular, y la tercera plataforma social más popular después de Facebook (2230 millones) y YouTube (1900 millones). WhatsApp se lanzó en 2009 y Facebook compró la aplicación en 2014. En 2016 añadió el cifrado de extremo a extremo; no obstante, en mayo de 2019se produjeron infracciones de la privacidad de los datos , lo cual provocó nerviosismo entre los usuarios acerca de la protección de su privacidad. First Draft fue la primera ONG en tener acceso a la API de la plataforma con el proyecto electoral brasileño Comprova. Incluso con un acceso especial, resultó difícil conocer el origen de la desinformación y su orientación futura. 

Tasa cero

Las telecomunicaciones en los EE. UU. y gran parte del mundo occidental ofrecen los servicios de telefonía, texto y datos de manera agrupada en planes relativamente baratos. No obstante, en América del Sur, África y la región de Asia-Pacífico estos servicios se abonan de manera separada. Las plataformas, y, de manera más manifiesta, Facebook, han negociado una “tasa cero” con los operadores de telefonía móvil de estas regiones que permitan el uso de sus plataformas (Facebook, Facebook Messenger, Instagram y WhatsApp) fuera de este plan de datos. Estas aplicaciones, cuando se negocian en el marco de la “tasa cero” son gratuitas. El aspecto más destacado de estos planes para los usuarios es que Facebook es Internet; y, el incentivo de permanecer “en la plataforma” es elevado. Muchas personas comparten artículos de copiar y pegar completos en WhatsApp desde sitos de noticias y la verificación de los hechos fuera de esta plataforma requiere datos. 

Cubriendo el coronavirus - español

AnchorAgradecimientos

Este curso ha sido diseñado por Claire Wardle, Laura García y Paul Doyle. Fue ideado por nuestra directora general, Jenni Sargent.

Gracias a los muchos miembros del equipo de First Draft. Gracias a todos los miembros del equipo que se han ofrecido para grabar locuciones bajo mantas en cuartos de baño, para trabajar muchas horas los fines de semana o que han tenido que hacer un hueco a este curso cuando ya estaban ocupados con otros trabajos importantes. Algunos de los colaboradores son Jacquelyn Mason, Anne Kruger, Akshata Rao, Alastair Reid, Jack Sargent, Diara J. Townes, Shaydanay Urbani y Madelyn Webb. También hemos reciclado el increíble trabajo previo de Victoria Kwan, Lydia Morrish y  Aimee Rinehart.

La pandemia es mundial y, por lo tanto, siempre fue prioritario hacer que este curso estuviera disponible en varios idiomas. Nuestro agradecimiento a nuestro increíble equipo de periodistas multilingües, que han ayudado a revisar las traducciones a varios idiomas, dirigido por Emma Dobinson, de First Draft: Pedro Noel (portugués de Brasil), Carlotta Dotto (italiano), Marie Bohner (francés), Laura García (español), Nadin Rabaa de GNL Berlín (alemán) y Raj Vardarajan de DataLEADS (hindi).

Nos gustaría además expresar nuestro agradecimiento al increíble equipo de diseño y de redacción, que nos ha ayudado a elaborar este curso: Manny Dhanda, Jenny Fogarty y Matt Wright.

Google News Initiative respalda, como socio fundador, el trabajo de First Draft a nivel mundial. Les damos las gracias sinceramente a todos nuestros financiadores por su ayuda continua.

La versión original de este curso se presentó en inglés el 2 de abril de 2020. Todos los ejemplos y herramientas utilizados en el curso eran relevantes y estaban disponibles en dicha fecha. Esta versión en español ha sido traducida por Global Lingo y su exactitud ha sido revisada por miembros del equipo de First Draft. La versión de lanzamiento de esta versión traducida fue en junio 2020.